mormon.org Global

¿Por qué se pide a los mormones que donen el 10% de sus ingresos a la Iglesia?

Respuesta oficial

Gordon B. Hinckley, anterior presidente de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, dijo: “Nuestra principal fuente de ingresos proviene de la antigua ley del diezmo. Se espera que nuestro pueblo pague el diez por ciento de sus ingresos para hacer avanzar la obra de la Iglesia. Lo que resulta extraordinario y maravilloso, es que lo hacen. El diezmo no es tanto un asunto de dinero como de fe. Se convierte en un privilegio y oportunidad, no en una carga. Nuestro pueblo cree en la palabra de Dios como se registra en el libro de Malaquías, que el Señor abrirá las ventanas de los cielos y derramará bendiciones hasta que sobreabunden (Malaquías 3:8-10). Resulta conmovedor e inspirador el testimonio de los Santos de los Últimos Días en todo el mundo acerca de esta ley del Señor para el financiamiento de Su obra”.

  • Donamos el 10% de nuestro ingreso a la iglesia por que es la ley económica de la Iglesia de Jesucristo y en cambio recibimos bendiciones temporales hasta que sobreabunden. Mostrar más

  • Pues no es que nuestros lideres no los pidan, Nuestro Padre Celestial es quien no los pide :) el nos da todo solo el desea que le regresemos 10% de lo que Él nos da :)) En la antiguedad Moises le daba el 10% de sus ingresos a Melquisedec, esta es un mandamiento muy antiguo, entonces nosotros creemos y sabemos que Dios es el mismo mañana, hoy y para siempre, el solo requiere que le obedezcamos para poder edificar su reino aqui en la tierra. Ese dinero se utiliza para construir iglesias, Templos, y otro material para la iglesia :) Nuestro Padre siempre nos da bendiciones cuando obedecemos mandamientos! Mostrar más

  • "Traed todos los diezmos al alfolí, y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos y derramaré sobre vosotros bendiciones hasta que sobreabunde." Mostrar más

  • Gordon B. Hinckley, anterior presidente de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, dijo: “Nuestra principal fuente de ingresos proviene de la antigua ley del diezmo. Se espera que nuestro pueblo pague el diez por ciento de sus ingresos para hacer avanzar la obra de la Iglesia. Lo que resulta extraordinario y maravilloso, es que lo hacen. El diezmo no es tanto un asunto de dinero como de fe. Se convierte en un privilegio y oportunidad, no en una carga. Nuestro pueblo cree en la palabra de Dios como se registra en el libro de Malaquías, que el Señor abrirá las ventanas de los cielos y derramará bendiciones hasta que sobreabunden (Malaquías 3:8-10). Resulta conmovedor e inspirador el testimonio de los Santos de los Últimos Días en todo el mundo acerca de esta ley del Señor para el financiamiento de Su obra”. Mostrar más

  • Se pide el 10% porque el Señor no requiere más de nosotros. Él es el dueño de todas las cosas y el permite que nosotros vivamos con lo que el nos da, y solo pide el 10% para él saber cuanta es nuestra fe, cuanto le amamos y cuanto le obedecemos. Mostrar más

  • El diezmo es uno de los principios que mas fácilmente puedo cumplir,al principio tenia mis dudas pero recibí mi testimonio y empece a practicarlo,el dar el 10% de mis ingresos no me cuesta,no es una carga,sino una bendición,me convirtió en una persona menos egoísta y mas presta en dar,realmente el senor abre las ventanas de los cielos al cumplir con este mandamiento,no solo económicamente,sino también espiritualmente. Mostrar más

  • pues tambien el diezmo sirve para seguir construyendo capillas y templos para que la obra del señor avance hasta la venida de nuestro señor jesucristo y tambien es un mandamiento que nuestro padre celestial nos a dado para que podamos ser bendecidos traed todos los diezmos al alfoli, y haya alimento en mi casa;y probadme ahora en esto,dice jehova de los ejercitos, si no os abrire las ventanas de los cielos y derramare sobre vosotros bendicion hasta que sobreabunde.(malaquias:3:10) Mostrar más

  • Se nos ha dado la oportunidad de entregar el 10% de nuestros ingresos al Señor, en lo personal lo veo mas como una bendición para nosotros ya que al hacerlo estamos obedeciendo una ley, Nuestro Padre Celestial no necesita de nuestro dinero para que se cumpla su obra pero nos da la oportunidad de ayudarle, y al hacerlo somos nosotros mismos los que recibimos mas bendiciones gracias a El, he visto como al cumplir con este mandato mi fe aumenta y siento mas gozo en mi vida, al igual que el Padre no deja que me falte nada necesario. Mostrar más

  • La ley del diezmo es más un asunto de fe que de dinero. Al pagar el diezmo más allá de colaborar con los gastos que conlleva el llevar adelante la Obra de la Iglesia alrrededor del mundo, para los Santos de los Últimos Días, La ley del diezmo es una cuestión de fe. Cada mandamiento de Dios trae consigo una promesa. A quienes paguen un diezmo íntegro Dios les promete derramar bendiciones "...hasta que sobreabunde" y nunca les faltará alimento, abrigo ni un techo donde vivir. Yo soy testigo de esto, y doy un firme testimonio de que es así. Pasé por problemas economicos importantes pero siempre puse el diezmo en primer lugar y jamás me faltó nada. Muchas personas cuentionan esta ley porque no la entienden. Solo imaginen por un momento que golpean la puerta de su casa, usted abre y un hombre muy amable le dice "Tengo una estancia muy rica en animales y tierra, ¿Le interesaría hacerse cardo de ella? yo la entrego en sus manos, y de toda la ganancia que usted saque mes a mes solo voy a pedirle el 10%, y el 90% es todo suyo." ¿Qué responderían a esta magnífica oferta? yo creería que ese hombre está loco al entregarme todas sus riquezas y pedirme tan solo el 10% de ellas... pero respondería un SI rotundo! Y es eso lo que Dios nos pide. Él creó la Tierra y todo lo que en ella hay, todo se lo debemos a él, la dejó en nuestras manos para que la trabajemos y tan solo nos pide que le entreguemos el 10% de nuestras ganancias. Así como al estanciero,a Él también le respondo un rotundo SÍ! Mostrar más

  • Me bauticé en la Iglesia de Jesucristo de los S.U.D. a los 12 años de edad. A temprana edad me fui al campo militar, a lo que precedió mi inactividad. Regresé a la iglesia a los 27 años, previo a una experiencia que me dió el firme testimonio de que Dios conocía de mi existencia! Para lo cual ya estaba casado y vivía en un inhóspito y apartado pueblo cerca de la frontera Colombo-Venezolana, por lo que asistía una o dos veces al año a la iglesia. Junto con mi esposa, quien se bautizó seguidamente de mi activación, logramos un fuerte testimonio al convertirnos pagadores de diezmo íntegros, pues cuando la ocasión nos permitía asistir, llevamos los diezmos acumulados de meses pese a las grandes necesidades que afrontábamos. Pero al seguir la admonición del profeta de ese entonces, de evitar las deudas y pagar al obtener los ingresos primeramente el diezmo del Señor, comenzamos a prosperar en las cosas temporales hasta lograr tener una estabilidad económica sustentable. Hoy día estamos felizmente sellados en el templo, con un hijo retornado de la misión, el segundo hijo en el campo misional, dos más preparándose para servir a tiempo completo y viviendo a menos de una hora de la iglesia más cercana, esforzándonos por cumplir los llamamientos y preparándonos tanto física, emocional, económica y espiritualmente, para embarcarnos como misioneros adultos en menos de diez años. Creemos que será la forma de agradecer tantas bendiciones!Todo por creer y vivir el Evangelio de Jesucristo! Mostrar más

No hay resultados