mormon.org Global
Brian: Misionero, Coro, BYU, Cantante, Futbol, Mormón.

Hola soy Brian

Acerca de mí

La vida no se puede mejorar por el joven de 19 años que soy. Soy misionero de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los UUUUUUltimos días en la misión de Raleigh, Carolina del Norte. Y como un misionero tengo la asombrosa oportunidad de enseñar a los demás acerca del Evangelio de Jesucristo. Digo que mi vida no se puede mejorar porque ¡mi vida está enfocada en las demás personas! Fuera de la vida misional me encanta cantar. Mi sueño es llegar a ser miembro del coro BYU Singers. El cantar es una de las maneras más íntimas que he encontrado para expresar mi amor para con el Salvador y por los demás. También me encanta estar afuera jugando deportes o cualquier otra cosa activa. Soy el tercero al más joven de once hijos. ¡Me encanta la familia! ¡Sin la familia mi vida sería incompleta! Cinco de mis hermanos son mis primos por sangre y los otro cinco son mis hermanos reales. ¡Eso se ha hecho difícil tantas veces! Pero lo asombroso es que estamos unidos y que nos amamos muchísimo.

Por qué soy mormón(a)

He aprendido el Evangelio de Jesucristo como está escrito en las escrituras desde joven. "Arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo." -Hechos 2:38 Con cada error que hice en mi niñez, mis padres me ayudaron a entender el arrepentimiento y que podía recibir perdón y quitar los sentimientos de culpa que tenía, especialmente cuando me bauticé. Ese conocimiento guió a mi vida. Tenía la certeza de que yo podía cambiar. Podía recibir la felicidad cada vez que pidiera perdón. Esa felicidad me ha dado las ganas de ser mejor persona. Me ha dado ganas de seguir a Dios. Eso es el Evangelio. Yo tengo gran testimonio pues de que si queremos seguirle a Dios, nos guiará al lugar donde podemos seguirle lo más profundamente. En todas mis experiencias con la felicidad y el arrepentimiento he aprendido algo de la oración y el Espíritu. Dios nos guía a través de la oración y la influencia del Espíritu Santo. Una de las más profundas preguntas que he hecho a Dios es si lo que yo he aprendido es verdadero. Si lo que he aprendido acerca del Libro de Mormón es verdadero y que realmente es la palabra de Dios junto con la biblia. Oré, y he orado varias veces, y además seguiré orando para que siempre me dé entendimiento y reciba la respuesta. Cada vez que he orado he recibido en una forma u otra de que sí, es verdadero. Una respuesta que viene de Dios es seguro, y estoy tan feliz con la respuesta que me ha dado.

La manera en que vivo mi fe

Vivo mi fe en muchas maneras cada día. Primero, contesto la llamada de predicar el Evangelio a todos. Eso es mi propósito cada día como misionero. Muchas personas al escuchar la palabra "predicar" sienten que estan en la iglesia escuchando la predicación de pastores. Pero la manera en que digo predicar es vivir mi vida como Cristo vivió. Intento enseñar como Él enseñó. Intento amar como Él amó. Procuro servir como Él sirvió. Para mí, eso es lo más importante; es menester que sigamos el ejemplo de Jesucristo. Yo vivo mi fe al saber lo que realmente es. Dedico tiempo cada día al estudio de las escrituras para saber lo que Dios nos enseña. De otra modo, ¡yo estaría perdido! Yo vivo my fe al fortalecer mi conocimiento y entendimiento de quien es Dios, y como es su naturaleza. Lo hago al orar a Él pidiéndole consejo y ayuda. En las escrituras se nos enseña que debemos incluir a Dios en los detalles de nuestras vidas. Estoy tan agradecido que podemos acudir a Él en oración para recibir la guía o la certeza que necesitamos para seguir adelante. Al orar, pongo mi confianza en Dios y prosigo con confianza y fuerza.