mormon.org Global
Quintín Esaú Rodriguez Aranda: EDUCACION, DIOS, AMOR, FELICIDAD, FAMILIA, ETERNIDAD, Mormón.

Hola soy Quintín Esaú Rodriguez Aranda

Acerca de mí

Soy miembro SUD desde pequeño, me crié en diferentes lugares, mis padres están separados y viví en diferentes lugares, aprendí muchas cosas así como culturas, aprendí a conocer personas y a convivir con ellas, gracias a los valores de mis padres aprendí a querer a las personas sin importar quiénes eran, mi madre me enseñó el valor de ganarse la comida y a ganarme un lugar en el corazón de las personas, así como ser siempre honesto, mi padre me enseñó a ser constante y justo, como también hacer las cosas de corazón y bien.Mis abuelos fueron pioneros en el lugar en que nací, Comence una carrera pero tome la iniciativa de pedir ayuda mejorar mi vida pidiendo sabiduría y decidí irme a vivir con mi padre, en donde decidí prestar servicio en una misión, me siento muy contento de poder servir así como conocer la obra del señor estoy seguro que me permitirá abrir mis conocimientos y ofrecer algún sacrificio para salvación de las almas así como ayudar a venir a Cristo.

Por qué soy mormón(a)

Nací el 13 de noviembre de 1993, mis abuelos maternos llevaron el evangelio a mi familia, pioneros en el lugar en el que nací, después de 12 hijos, se les da a conocer acerca de este maravilloso plan, mi madre nacida dentro del convenio se sella con mi padre y nos enseñan las normas y pautas que la iglesia nos da para ser como Cristo, me crié en diferentes municipios dentro de este estado en que nací en donde los principios escenciales de la iglesia me permitieron aprender sobre las pautas y los convenios que Dios nos da, fui bautizado a la edad de los 8 años, en donde se nos preparo para poder entender el significado del bautismo. A lo largo de mi vida fui aprendiendo difernetes cosas que me permitieron conocer acerca de las pautas y leyes de Dios, pero lo más importante es que

La manera en que vivo mi fe

Fui llamado como presidente de escuela dominical en mi barrio, a pesar de el poco tiempo en este nunca pensé que pudiera aprender y poder desempeñar diversas tareas y poder aplicar algunos aprendizajes con hermanos mayores que yo y de más conocimiento, fui bendecido por el apoyo de los lideres y algunos otros miembros quienes me ayudaron y enseñaron a que la enseñanza se imparte con la mejor disposición y amor, así como el estudiar y escudriñar diligentemente cada parte de las escrituras y de los manuales que presenta la iglesia, sé que por medio de el Espíritu Santo podemos tener y sentir inspiración y de esta manera poder acrecentar día con día el interés de desarrollar nuevos hábitos y aptitudes, la escuela dominical me a enseñado a conocer los diferentes temas y clases que se enseñan y estar al pendiente de las nuevas estrategias para animar a los hermanos, así como ayudarles, y escucharles, sé que me falta mucho por aprender pero se también que cada día y cada susurro del espíritu podrá ayudarnos a estar atentos para recibir las indicaciones de nuestro padre celestial.