mormon.org Global
allen buleje: testimonio, familia, converso, Mormón.

Hola soy allen buleje

Acerca de mí

Antes de conocer el evangelio era solo un niño. Cuando mi padre tuvo la oportunidad de aceptar los menaje de los misioneros, nuestras vidas tomaron un rumbo diferente. Nuestro hogar es nutrido por las buenas enseñanzas de las doctrinas y el valor que tenemos por nuestra familia es muy hermoso. Como toda familia siempre tenemos problemas y dificultades, pero sabemos que cuando nos aferramos a las enseñanza y volcamos nuestra fe en las prácticas cotidianas los problemas tienen un camino donde vemos varias opciones y soluciones. Mi testimonio creció enormemente cuando tenia 24 años y estaba un poco rebelde en esa etapa. Después de pasar por un accidente muy grave, me di cuenta que mi familia siempre estaba, a pesar de que no los veía muy seguido, el amor que me demostraron en el momento mas difícil que estaba afrontando fue lo que me hizo cambiar. Ellos me recordaron todo el amor que tenia nuestro Salvador Jesucristo hacia mí, y en ese momento empece a recordar todas esas cosas, experiencias, amor por las personas y fue aumentando ese espíritu a medida que mi fe crecía. Ahora quiero agradecer a nuestro Salvador Jesucristo y a nuestro Padre Celestial sirviendo una misión de tiempo completo para compartir este amor y contarles que hay un plan en donde podemos estar con Él y nuestro Padre Celestial ser felices y tener una familia eterna.

Por qué soy mormón(a)

Tengo un testimonio y testifico que somos hijos de nuestro Padre Celestial y que Jesucristo es nuestro Mediador para que podamos volver a su presencia. Que la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días está restaurada por medio de Jose Smith. El profeta es un representante de Jesucristo y tiene todas las llaves, poder y autoridad para recibir e instruirnos las revelaciones que nuestro Padre Celestial tiene para nosotros en estos tiempos.

La manera en que vivo mi fe

Me encanta hacer servicio, cuando personas o instituciones necesitan ayuda, como cortar leños, limpiar sus casas, pintar, asistir a personas con movilidad reducida, estas acciones desinteresadas, ayudan a que mi fe sea cada vez mas grande y me haga sentir a la amanera que Jesucristo vive. Trabajar con los jóvenes, ver que ellos crecen en espíritu y ayudándolos con sus metas, son un gran ejemplo a seguir.