mormon.org Global
Jenni Espinosa: Estudiante, 20 años, Preparación misional, psicología, Mormón.

Hola soy Jenni Espinosa

Acerca de mí

Tuve el privilegio de nacer de padres miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tengo dos hermanos adolescentes y créanme que ser hermana mayor a veces no es fácil, jaja. Estudio la Lic. de Psicología (sí, en mis clases se suele contradecir un poco la religión con esto pero creo que hay manera de conciliar ambas partes). Me encanta leer, ver series y películas. Soy observadora, me gustan ver desde una flor hasta el cielo o inclusive las reacciones de las personas. Me gustan observar los pequeños detalles de las cosas. En este momento me estoy preparando para servir una misión de tiempo completo y estoy muy feliz.

Por qué soy mormón(a)

A la edad de ocho años mis padres se alejaron del evangelio. Cuando cumplí los diez años los misioneros volvieron a mi vida, empezaron a visitarnos y darnos las charlas. Y así fue como empecé a asistir, y un año más tarde pude bautizarme con mi hermano. Si bien hubo dos años en los que estuve apartada, nunca olvidé lo que aprendí y lo que pude sentir en esos años. Siempre recordé un himno que se llama "Soy un hijo de Dios", desde muy chica supe que eso es así. Todos nosotros somos hijos de un Padre Celestial y como tal nos ama y se preocupa por cada uno de nosotros. Se que Él mandó a su hijo unigénito Jesucristo, nuestro hermano mayor, a la Tierra para darnos su ejemplo y sufrir por cada uno de nuestros dolores y pecados para que podamos tener un don tan preciado como lo es el del arrepentimiento. Ya con doce años leí por primera vez el Libro de Mormón y puedo asegurarles que es un libro que cambia vidas. Nunca dejo de leerlo porque cada vez puedo aprender más de él y mi testimonio aumenta en cada lectura. Este libro contiene la plenitud de nuestro Evangelio y se que no hay un libro más perfecto sobre la Tierra que este. Fue el joven José Smith, un profeta vidente y revelador del Señor, quien lo tradujo. Actualmente también tenemos un profeta, Thomas S. Monson, quien tiene todas las llaves y quien Dios puso para que nos guiara. Estoy muy agradecida por tener este conocimiento en mi vida, se que si nos esforzamos vamos a poder volver a la presencia de Nuestro Padre Celestial y con nuestras preciadas familias, porque las familias pueden ser eternas.

La manera en que vivo mi fe

Me encanta la organización de Mujeres Jóvenes, a unos meses de cumplir 18 años me llamaron para trabajar con ellas. En este momento soy la Pta de Mujeres Jóvenes en mi rama. Me encanta poder ayudarles y ser un instrumento en las manos de Dios para guiarlas. He podido aprender mucho en esta organización, de cada jovencita, del Progreso Personal y de cada actividad que se organiza para ellas. Uno de verdad es más bendecido cuando se pone al servicio de los demás. También aprendo cada día más sobre la importancia de las Maestras Visitantes, es un sentimiento hermoso el poder visitar a esas hermanas menos activas y poder llevarles un mensaje y recordarles que son amadas hijas de Nuestro Padre Celestial y que él les ama. Eso ha bendecido mi vida.