mormon.org Global
Vanessa Segovia: Familia, Voleyball, Baile, Misiòn, Dios, Miembro, Mormón.

Hola soy Vanessa Segovia

Acerca de mí

Hola, me llamo Vanessa. Tengo 20 años, soy miembro de la Iglesia de nacimiento.

Por qué soy mormón(a)

Soy miembro de la Iglesia desde que era pequeña. Nunca conocí otra religión, cuando comenzaba en mi etapa de adolescente no sabia que tan bueno era eso. Ya que creìa tener un testimonio que no era mio solamente el de mi familia o tal vez solo porque era lo que toda mi vida me habían enseñado. Cuando cumplí 15 años quise buscar mi propio testimonio, comencé a leer el Libro de Mormón, una vez que comencé no quería parar de hacerlo, encontré muchas cosas tan interesantes, oraba mucho para saber si era verdad y tuve una respuesta, la respuesta fue el sentir en mi corazón que esto era verdad, recibí un testimonio del Libro de Mormón y del Evangelio. Es por eso que ahora sigo firme en el evangelio. Mi vida es màs fácil con el evangelio. Ser miembro de la Iglesia no es tan fácil como algunas personas pueden creer, pero agradezco por haber tenido dudas y por recibir respuestas.

Historias personales

¿Recuerda algún desafío específico en su familia que pudieron superar gracias a los principios del Evangelio?

El tener el evangelio en nuestra vida muchas veces hace que tengamos màs pruebas, pero siempre al final de todo se solucionan y nosotros lo que hacemos es poner el practica lo que conocemos, si tenemos conocimiento pero no lo aplicamos no nos sirve de mucho. En general, todos los desafíos que tenemos como familia se resuelven porque hacemos lo que sabemos que debemos hacer tal como, orar, pedirle a Dios que nos ayude muchas veces nosotros damos por hecho que Dios sabe de nuestros problemas y que no es necesario pedirle ayuda, claro que eso es un error, debemos Orar, humillarnos (ser humildes) y pedirle ayuda hablar con el y decirle específicamente lo que queremos, lo que nos pasa y lo que esperamos de él. Otra de las cosas que hacemos es ayunar, cuando tenemos un problema familiar se nos reprende con amor pero siempre existe esa unión como familia.

La manera en que vivo mi fe

Futura Misionera