mormon.org Global
Adrian: Mormón.

Hola soy Adrian

Acerca de mí

Desde que conocí la iglesia a mi temprana edad, sentí la necesidad de orar y preguntar si es verdad lo que los misioneros me estaban enseñando, luego de haber recibido mi respuesta decidí bautizar y desde ese momento empezaron algunos desafíos debido a mi entorno social no era muy seguidores de Dios, fue un problema para mí al inicio ya que tenía que decidir si estar con mis amigos haciendo las cosas del mundo o si decidía seguir en la iglesia de la mano con Jesucristo y me esforzaba por mantenerme firme, son muchas las cosas que han pasado en mi vida pero gracias a Dios ahora me encuentro más aferrado a Él que a nada ni a nadie, no hay duda en mi corazón de que Él es mi salvador y puedo encontrar todo con ÉL, ahora me esfuerzo por cada día en cada una de mis acciones poder honrarlo y saber que Él tiene un plan de felicidad para mí.

Por qué soy mormón(a)

Al orar para preguntar si la iglesia es verdadera y si lo que los misioneros me estaban enseñando era verdad, y si en verdad debía bautizarme, fue el impulso de mi corazón y un deseo verdadero lo que me ayudo a poder tener una respuesta de Nuestro Padre Celestial, cuando sentí esas respuestas y empecé a vivir mi vida acorde al evangelio, sentía como poco a poco mi vida iba mejorando y ahora siento una felicidad inimaginable , yo pensaba antes que solo debía vivir el día a día pensando que un día moriré y todo habrá acabado ahí, pero cuando escuché acerca del plan de salvación llego una esperanza a mi vida y desde ese entonces me esfuerzo por cumplirlo y llegar algún día nuevamente a su presencia.

La manera en que vivo mi fe

Desde muy joven recibí responsabilidades de en la iglesia siendo primero secretario de Hombres de Maestros, luego pase por ser Presidente, mientras que iba creciendo recibía más responsabilidades como la de segundo ayudante del obispado para luego pasar a ser el primer ayudante del obispado, para mí al inicio se me hacia algo nuevo ya que nunca antes se me habían asignado responsabilidades de tan alto nivel, pero podía manejarlas a medida que oraba y me preguntaba al Señor como puedo ser mejor cada día más, y luego tuve la oportunidad de ser maestro de seminarios, ahí fue donde aumento más mi deseo por enseñar a las personas acerca del evangelio restaurado de Jesucristo.