mormon.org Global
Raquel A. Garza Becerril: Mormón.

Hola soy Raquel A. Garza Becerril

Acerca de mí

Me gusta cantar, dibujar, bailar, me gusta aprender cosas nuevas, me guata ver películas y leer. Me interesa aprender temas que se relacionen con la salud. Mi animal favorito es el perro, me gusta ver el cielo y salir a parques, me encantan los lugares donde hay mucha vegetación. Quiero ser una investigadora y quiero estudiar Neurociencias.

Por qué soy mormón(a)

Soy miembro de la Iglesia de Jesucristo de Los Santos de los Últimos Días. Pertenezco a la Iglesia, porque en mi corazón y mente, he sentido que este es el lugar correcto,Dios me ama y he podido no solo saber quién es él sino también ir conociendo de sus misericordias y bondades para conmigo, he visto muchos milagros en mi vida, y he podido ver la mano de mi Padre actuando para guiarme y ayudarme. Sé que esta Iglesia es verdadera, y que tiene en su totalidad la plenitud del evangelio de Jesucristo, sé que fue restaurada por el Profeta José Smith , sé que el Libro de Mormón es otro testamento de Jesucristo sobre el Continente Americano, sé que Dios es justo y que también llamó en la Antigüedad profetas en este lugar, sé que en este Libro encontramos consuelo y más conocimiento de las cosas que Dios ha hecho y sé también que si leemos este Libro llegaremos a saber con certeza que la Iglesia es verdadera, y que Nuestro Padre Celestial nos sigue guiando por medio de profetas para que podamos perfeccionarnos. Sé que el Profeta actual, el Presidente Thomas S.Monson ha sido llamado para guiarnos en esta época y sé que quienes seguimos las enseñanzas de él, estamos siguiendo a Jesucristo mismo y su voz, porque el Salvador está a la cabeza de la Iglesia, este es su evangelio. Sé que Jesucristo murió por mi, sé que es perfecto y que nos enseño como debíamos ser, se que puedo volver con mi Padre Celestial por medio de su sacrificio Expiatorio si obedezco todo lo que se me requiere, sé que nunca me ha dejado sola y que él entiende mis tristezas, mis debilidades, mis dolencias físicas, todo sufrimiento y error tienen un propósito, que sepamos elegir el bien a pesar de cualquier circunstancia y que aprendamos a reconocer a quién nos ha salvado, sé que Jesucristo vive y que nunca voy a poder agradecer cuanto ha hecho por mi, y esto se los testifico en el Nombre de Mi Salvador Jesucristo, Amén.

La manera en que vivo mi fe

Mi familia es muy agradable, nos gusta compartir la hora de la comida y la cena, y durante este tiempo compartimos cómo han sido nuestros días o los planes nuevos que tenemos en la escuela el trabajo o en la Iglesia. Somos miembros de la Iglesia desde hace muchos años, mi mamá conoció está cuando era una joven y mi papá cuando era niño. Mis padres nos han enseñado a mi hermano y a mi del evangelio, nos han enseñado cosas buenas y a comportarnos de tal manera que nunca sintamos vergüenza de lo que hacemos porque es lo correcto, nos han enseñado a compartir lo que tenemos y a amar a las personas aunque sean diferentes a nosotros y a servirles, nos han enseñado a respetar y guardar los mandamientos de Dios.También nos han enseñado que debemos esforzarnos siempre en lo que hagamos. Todos tenemos llamamientos(responsabilidades dentro de la Iglesia) y disfrutados de hacerlos. Yo llevo dos años trabajando en la Organización para niños llamada primaria, en distintas asignaciones.En la Primaria nos encargamos de enseñar a los niños desde 3-12 años acerca de Jesucristo y sus enseñanzas y las enseñanzas de los Profetas y Apóstoles vivientes, les ayudamos a comprender que son Hijos de Dios y que él les ama, que tiene un propósito que estén aquí en la tierra y que pueden lograr grandes cosas, les ayudamos a prepararse para ser grandes hombre y mujeres, así como ciudadanos, madres y padres y a ser buenos hijos. Yo les doy clase a los niños y niñas de 8-12, esta clase se llama Valientes, me gusta mucho poder enseñar a mis niños, porque ellos son tan especiales, ellos entienden bien de Dios y de cómo deben ir mejorando cada día, y me encanta que nunca tienen miedo de compartir con sencillez a los demás nuestras creencias.