mormon.org Global
Élder Harold Rodríguez: Elder, Iquitos, Peru, Dominicano, Canada, Misionero, Mormón.

Hola soy Élder Harold Rodríguez

Acerca de mí

Me encanta cantar, bailar, deportes, y comer. Juego beisbol, baloncesto, soccer, fútbol americano, y rugby. Me encanta leer. Nací dentro del evangelio, mis padres fueron bautizados bien jóvenes. Amo ser Santo de los Últimos Días. Sé que Dios vive y que la expiación de Jesucristo nos abilita para una vez nuevamente volver a Su presencia.

Por qué soy mormón(a)

Porque entiendo que todos tenemos un propósito en esta vida. He sentido como la luz de Cristo me ha tocado el corazón y esto me ha ayudado a actuar de acuerdo con mi fe en Cristo. También sé que Dios no nos ha dejado solo, Él vive y nos ama perfectamente, y por esta razón nos da el privilegio de tener apóstoles, profetas, revelación personal, el sacerdocio, la autoridad para actuar en Sú nombre. El Padre Celestial es un Dios de órden y ha establecido su iglesia con la plenitud del Evangelio, para guiarnos en nuestra jornada terrenal y carnal de retorno hacia Él. Sé sin ninguna duda en mi corazón y mi alma que la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es esta iglesia. Sé que es guiada por el mismo Jesucristo y que Él está a la cabeza de la iglesia. Sé igualmente que no somos perfectos ya que estamos sujetos a este estado carnal, y por esta razón como humanos cometemos errores aún como mormones tratamos de ser como Él pero no significa que somos como Él, y fallamos en muchas cosas. Pero tambien no me cabe duda de que una Expiación se llevóo a cabo, la cual nos abilita a arrepentirnos al volvernos a nuestro Salvador y al humillarnos. He visto este poder sanador en mi propia vida y en la vida de aquellos que siguen a Cristo en sus vidas y viven el evangelio. Finalmente, sé que el Libro de Mormón es la palabra de Dios dada a nuestro mundo por medio de profetas, sé que somos hijos e hijas literalmente de un Padre Celestial que nos ama, sé que podemos ser felices para siempre, y sé que las familias pueden ser y son eternas.

La manera en que vivo mi fe

Trato de cumplir con lo básico día a día, el leer las escrituras, oración personal, asistir a la iglesia, prestar servicio, asistir al templo, etc. Salgo con los misioneros, trato de hacer visitas a los que necesitan, y asisto a las noches de hogar con mi familia u otras familias cuando me invitan.