mormon.org Global
Dani: Guatemala, Crossfit, Basketball, Mormón.

Hola soy Dani

Acerca de mí

Soy Daniel y tengo una preocupación diaria de lo que puede ser mi vida en el Evangelio. Amo la iglesia y trato de aportar lo que sé hacer para edificar el reino de Dios. Me gusta muchísimo hacer deportes. He sido seleccionado nacional de mi país por dos años seguidos y aparte de eso también hago crossfit, lo que es el ejercicio más duro que he hecho en mi vida. Me encanta disfrutar de un partido de basketball. Amo a mi familia y me encanta salir con ellos. Me interesa que al terminar de servir una misión de tiempo completo, pueda estudiar en BYU y allí ser un excelente estudiante y tener mucho éxito en el trabajo para poder mantener con un nivel de vida muy bueno a mi futura familia.

Por qué soy mormón(a)

He sido mormón desde que nací. Mis padres se bautizaron en esta iglesia, mi mamá a los 13 años y mi papá a los 24. Ha sido difícil para mi tener un testimonio propio de todas las enseñanzas de la iglesia, pero al madurar un poco mi pensamiento, me encontré con la preocupación de lo que será de mi espíritu luego de morir y cuál es la razón por la que estoy vivo y hago lo que hago. No fue sino hasta que leí por mi propia cuenta el Libro de Mormón que pude establecer esa relación con Dios el Padre y saber que fue por medio de Su Hijo Jesucristo que yo puedo ser limpio otra vez. Las charlas con mis líderes y con mis padres me han dado la fortaleza espiritual para tomar las decisiones correctas por las razones correctas. Puedo decir que serviré en una misión porque he sentido que es la obra de Dios y porque sé que esta es su iglesia. Sé que el evangelio ha sido restaurado por un niño pobre en conocimiento y que por medio de él es que Dios ha abatido lo fuerte con lo débil y pequeño de este mundo. Sé que el libro de mormón es verdadero y que Dios nos ama tanto que ha dado a Su Primogénito para que todo aquel que en Él crea no se pierda mas tenga vida eterna.

La manera en que vivo mi fe

En mi comunidad he servido en distintas organizaciones que ayudan a la juventud, he sido presidente de estas organizaciones de jóvenes y ahora de adulto he podido servir como maestro de niños de edades entre 3 y 4 años de edad. Amo a los niños, de ellos he aprendido que el evangelio es simple y que las palabras no son complicadas y todo tiene un significado. He recibido el llamamiento de servir en una misión de tiempo completo en España, Barcelona.