mormon.org Global
Sandra: Mormón.

Hola soy Sandra

Acerca de mí

Estudio actualmente educación especial, pero le pondré pausa a mis estudios para servir a una misión de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Soy hermana de tres buenos hombres e hija de unos maravillosos padres. Me encanta todo lo relacionado a la arte y a aprender y descubrir. Amo la música, el baile, conocer distintas culturas e idiomas y aprender y ver los distintos talentos que las personas comparten. Me encanta enseñar y aprender al hacerlo.

Por qué soy mormón(a)

La conversión no es cuando uno se bautiza, sino cuando realmente se tiene un testimonio de Jesucristo. Mi conversión empezó desde joven, pero aún sigo aprendiendo mucho. Tengo un testimonio firme de que la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es la Iglesia verdadera y lo sé porque el Espíritu Santo me lo ha confirmado de maneras muy claras y es algo tan grande que jamás podría negarlo. Yo sé que Dios y Jesucristo viven y nos aman. Puedo sentir su amor todos los días de mi vida y gracias a ello puedo tener la fortaleza que necesito para continuar a pesar de todo. El evangelio me ha enseñado muchas cosas que me han llevado a formarme y a querer seguir a Jesucristo y sus mandamientos. Me ha hecho ser firme y he aprendido mucho en la Iglesia. He decidido perseverar porque sé que tengo un potencial divino más grande de lo que yo sé y puedo ver, pero sé que Dios lo ve y nunca me he sentido sola. Siempre he recibido el impulso y ánimo que necesito para lograr mis metas y siempre hacer lo correcto, aún estando sola en mis creencias. El saber que Dios nos ve con nuestro potencial divino me hace tener ese impulso de querer ser mejor y tratar de ver a las personas que me rodean como más de lo que puedo ver con mis ojos físicos y así amarlos, como lo haría Jesucristo. Sé que no soy perfecta, pero mediante mi esfuerzo y la ayuda de Dios, sé que puedo lograr alcanzar mi máximo potencial aquí en la tierra. Sé que con Dios nada es imposible y eso me ayuda día con día a superar las dificultades y ver cada prueba positivamente. Sé que nada pasa sin ninguna razón y todo lo que Dios nos da es para aprender y crecer. Él quiere que seamos felices. Sólo hay que venir a Él y seguir el ejemplo de Jesucristo. El evangelio no es sobre la Iglesia físicamente, sino sobre Jesucristo. Es imposible describir mis sentimientos completamente y la felicidad que puedo sentir actualmente, por eso invito a las personas para que lo busquen y lo puedan sentir por sí mismas.

La manera en que vivo mi fe

Amo la hermandad que vivo en el evangelio y las oportunidades de crecer y progresar al ayudar a los demás y ver que siempre hay apoyo también hacia mí. Vivo mi fe al visitar y apoyar a los que me rodean. Siempre me ha gustado leer y compartir lo que he aprendido y ver qué aprenden los demás para que añadan a mis palabras. Es inevitable tener una felicidad inmensa gracias al evangelio y no compartirlo con los demás. La manera en que he servido en la iglesia han sido como ayuda en el progreso y aprendizaje de jóvenes y con mujeres