mormon.org Global
Wilfredo Cossío: Willy Cossío, Mormón.

Hola soy Wilfredo Cossío

Acerca de mí

Estoy casado, padre de tres hijos, emprendedor trabajando en el negocio de la confección, me encanta la Historia del Perú y Universal, la música y el fútbol, conocí la iglesia el año 1980 por intermedio de mi mamá y mi hermano quienes llevaron dos misioneros a casa y ese año nos bautizamos como familia, aunque fuí el último en hacerlo a pesar del tiempo seguimos siendo miembros activos y ayudando y sirviendo al prójimo a través de nuestra actividad en la iglesia.

Por qué soy mormón(a)

Soy miembro de la iglesia desde los veinte años, hoy tengo cincuenta y seis y sé claramente que Jesús de Nazareth es mi salvador personal y el de toda la raza humana, esto es algo que he aprendido a través de mi tiempo como miembro esforzándome por amar y servir a mi prójimo, la Oración ha sido una clave de mi proceso de conversión de la misma manera que lo han sido la lectura de las escrituras, de manera especial el Libro de Mormón que es otro testimonio de Jesús el Cristo. Sé sin ninguna duda que las familias pueden ser eternas y es un propósito en el que estamos empeñados como padres junto a nuestros hijos y está es una de las razones fundamentales de mi conversión a la Iglesia de Jesucristo de los Últimos Días.

Historias personales

¿Podría explicar la función que desempeña la oración en su vida?

Creemos firmemente que la oración es la mejor manera de establecer una comunicación personal con nuestro Creador y por lo tanto la oportunidad de recibir inspiración, respuestas, consejo, consuelo y certeza respecto a las decisiones y situaciones que ocurran en nuestra vida cotidiana. Es la oportunidad de recibir del Creador y depositar en Él nuestra confianza, respeto y agradecimiento por su inmenso amor por nosotros sus hijos, nos permite entender además que dependemos absolutamente de Él y su infinita bondad en todos los hechos de nuestra vida.

La manera en que vivo mi fe

En la iglesia los miembros tenemos la oportunidad de servir de manera gratuita a través de nuestros llamamientos en las diferentes posiciones a las que somos convocados, sea como maestros de clase, llamados a dirigir y presidir las diferentes organizaciones dentro de la iglesia, podemos llegar como varones a servir como obispos de un barrio y aún posiciones de mayor responsabilidad, toda actividad eclesiástica es tiempo donado de manera voluntaria a la obra del Señor y es por medio de nuestras actividades profesionales que nosotros solventamos nuestros gastos familiares. En la iglesia el objeto fundamental es servir al prójimo como lo hizo el Señor y para ello todos los miembros estamos comprometidos de manera personal y familiar en este propósito. Las familias son el centro de atención de nuestra actividad diaria porque creemos firmemente que la familia como la conocemos ha sido instituida por Dios desde un principio, siendo Adán y Eva un ejemplo de familia para la raza humana, creemos que el vinculo familiar puede ser eterno y para ello se han edificado Templos por todo el mundo con la finalidad que las parejas que allí se casan (Se Sellan) lo hagan por tiempo y eternidad fortaleciendo de esta manera la relación familiar.