mormon.org Global
Esteban: familia, jóvenes, história familiar, cocinar, verdad, preguntas, Mormón.

Hola soy Esteban

Acerca de mí

Estoy casado con una mujer maravillosa, tenemos dos hijas, actualmente estoy haciendo el curso Pathway, de BYU-Idaho, trabajo en el Poder Judicial de Uruguay. Uno de mis pasatiempos favoritos es ir a pescar, me encanta! También me gusta mucho cocinar, experimentar cosas nuevas en la cocina. Pero nada me gusta más que estar con mi família. Es lo que me llena de alegría y me completa.

Por qué soy mormón(a)

Cuando nací mis padres ya eran miembros de la Iglesia. En mi adolescencia me preguntaba por qué ellos iban a la Iglesia y trataban de vivir el Evangelio. Me preguntaba si lo que me habían enseñado era realmente verdad. Sentí la necesidad de saber por mí mismo si esas cosas eran verdad. Las escrituras enseñan que si deseamos saber la verdad debemos preguntar a Dios para obtener conocimiento. Fue lo que hice. Recuerdo que oraba con un deseo sincero de saber la verdad. No podía seguir viviendo algo que no sabía si era cierto. Aún hoy, después de treinta años aproximadamente, recuerdo claramente el momento exacto en que al terminar una oración, entre las muchas que hice, preguntando si el Evangelio y el Libro de Mormón eran verdaderos, sentí en mi mente y mi corazón que eran realmente verdaderos. No puedo describir con palabras los sentimientos exactos que tuve. Fue como cuando entramos a una habitación oscura y encendemos la luz. En ese momento se encendió la luz en mi mente y supe por mi mismo que el Evangelio de Cristo es real y que el Libro de Mormón es verdadero. La alegría que sentí fue muy grande, no solo porque supe la verdad sinó porque lo sabía por mi mismo. No dependía más de nadie para saber la verdad. A través de los años que han pasado en varias oportunidades he preguntado para saber la verdad de algún principio o palabra que he leído o escuchado. La respuesta no siempre viene inmediatamente. Cuando el Señor lo considera he obtenido una respuesta sobre lo que he preguntado. He visto como este mismo proceso ha sido una realidad en la vida de otras personas. Tuve el priviliegio de servir al Señor como misionero por dos años en Paraguay y alli ví como algunas personas también recibieron su respuesta y ahora saben por sí mismas. Es maravilloso saber que Dios, Nuestro Padre Celestial, escucha y responde nuestras oraciones. Se que Jesucristo vive, él resucitó, es nuestro Salvador. A Él adoramos y honramos, y nos esforzamos por seguir.

La manera en que vivo mi fe

En la Iglesia trabajo con los jóvenes. Me encanta! Ellos me transmiten su fuerza y energía. Al organizar actividades para ellos siento el potencial que tienen para contribuir a elevar el mundo en el que vivimos. Otra cosa que me gusta mucho es cuando tengo la oportunidad de visitar personas que está pasando por dificultades y llevarles un poco de aliento y consuelo. Hace unos días visitamos una familia que está pasando por algunas dificultades y fue muy bueno poder compartir con ellos como los princpios del Evangelio nos ayudan a ser felices y seguir adelante aún en medio a las dificultades y problemas. Pudimos alentarlos a seguir adelante y demonstrarles nuestro amor. Eso nos hizo sentir muy felices. Nos damos cuenta que al tratar de seguir el ejemplo de Jesucristo, sentimos el Espíritu y el amor del Salvador en nuestros corazones. Otra de las cosas que nos encanta hacer es compartir a través de las redes sociales experiencias y otro tipo de cosas que ayuden a los demás a saber que el Evangelio nos hace felices y que sabemos que podemos ser una familia eterna.