mormon.org Global
Danna Sánchez: Misionera, Bailar, Veracruz, Mormón.

Hola soy Danna Sánchez

Acerca de mí

Soy joven, me encanta bailar, desde que era chica mi madre me llevó a clases de danza clásica, ballet. Ahí fue donde surgió mi amor por las danzas en general, y la música clásica junto con ello. Me gusta leer y también me gusta mucho ayudar a los demás, ya sea en cosas pequeñas o en cosas grandes, es por eso que deseo servir como misionera en la Iglesia de Jesucristo. Mis padres y mi familia son de las cosas más importantes que tengo, ellos son para mí una muestra del amor que Dios me tiene. Y sé que gracias al Evangelio de Jesucristo ellos y yo podremos estar juntos para siempre. He sido grandemente bendecida al tenerlos en mi vida y al saber que existe un Dios, creo que de todas las cosas que hay en este mundo esa es la mejor. Sentir Su amor en mi vida ha sido maravilloso. Me gusta ver como Dios bendice a todos y cada uno de Sus hijos. Pienso que Dios aún hace milagros entre las personas y es por medio de las buenas obras que nos hacemos unos a los otros al ser inspirados por Él. Amo el Evangelio, y ser parte de Su Iglesia.

Por qué soy mormón(a)

Cuando nací mis padres eran miembros de la Iglesia, sin embargo siempre me han enseñado que debo buscar la verdad y un testimonio propio. Aún así durante mi infancia acudí a la Iglesia junto con ellos hasta ser un poco más grande. Mientras era joven empecé a preguntarme si esto era verdad. Y querer saber si tenía sentido el mantenerme asistiendo a la Iglesia. Empecé a leer, buscar, estudiar y observar todo a mi alrededor para encontrar mi respuesta. Deseaba saber si el Libro de Mormón era verdadero así que tuve que leerlo, antes de hacer un juicio anticipado y negarme la oportunidad de obtener mi respuesta. Así fue por varios meses, leí y ore a Dios hasta que recibí mi respuesta. Una noche mientras me encontraba orando recibí mi respuesta. Entonces sentí en mi corazón una felicidad y seguridad muy grandes, supe que era mi respuesta, sentí como Dios me decía que estaba en el camino correcto. Mi corazón latió con muchas fuerza, fue algo extraordinario para mí, porque lo que sentí mientras me encontraba arrodillada esa noche, no lo he vuelto a sentir tan fuerte en ninguna otra ocasión. Desde entonces sé que esta Iglesia es verdadera y que el libro de Mormón también lo es, sé que usted o cualquier persona que lo lea y ore a Dios Él le responderá y sabrá por usted mismo que es verdad. Tengo un testimonio muy grande de que Dios ¡realmente nos oye! Porque sí lo hace. El escucha las oraciones de todos Sus hijos, nos conoce y nos ama enormemente. El evangelio de Jesucristo ha bendecido mi vida, no me ha quitado las dificultades, pero me da esperanza y felicidad a medida que tengo esas pruebas, y en el transcurso de cada experiencia, algo que no te da cualquier cosa. Por eso sé que realmente es algo que viene de Dios.

La manera en que vivo mi fe

Para mí servir, amar y ser un buen ejemplo es la mejor manera de vivir mi fe. Jesucristo es mi ejemplo perfecto a seguir y me esfuerzo por vivir como Él enseñó. Actualmente sirvo en la Iglesia enseñando a niñas en edad de 8 a 11 años de edad y domingo a domingo aprendemos juntas acerca de Jesucristo. Ellas son muy importantes para mí y es una bendición poder enseñarles. Cada una es amada por Dios y siento que Él ha confiado en mí para ser un medio para ayudarles. Me estoy preparando para servir como misionera de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Pronto lograré mi meta y cuando lo haga podré ayudar a más personas a que puedan conocer a Dios y a Su Hijo Jesucristo y saber cuánto les aman. Sirvo en mi escuela a mis compañero y amigos y en mi Hogar a mi familia. Hay una forma especial en la que sé que puedo servir y es brindado consuelo a aquellos que están tristes o pasan por dificultades, me gusta mucho hacerlo. Siempre trato de subirles el ánimo y hacerles saber que hay alguien que siempre está ahí para ellos, y es Jesucristo. Él nunca nos abandona.