mormon.org Global
Chelsea: Converso, estudiante, musico, hispana, Mormón.

Hola soy Chelsea

Acerca de mí

A mi me encanta escribir canciones, cantar, y tocar la guitarra; es mi forma de expresar me. También disfruto mucho correr. Es mi último año en la preparatoria y el proximo año estare como estudiante en la universidad Brigham Young- Idaho. Amo mucho la naturaleza. Amo a todo lo que se deje amar.

Por qué soy mormón(a)

Desde la primera vez que yo fui a la iglesia yo sentí mucha paz y tranquilidad y yo me quería sentir así siempre. Reconozco que va a ver tiempos difíciles en mi vida y en los que no estaré completamente contenta pero tendré la seguridad de que al final todo estará bien. Yo se que todo estará bien porque Dios nos ama muchísimo a todos y quiere lo mejor para nosotros. El quiere que nosotros seamos felices. Yo se que esta iglesia es verdadera. Yo se que el Libro de Mormón es verdad y que va mano en mano con la biblia. Yo se que Thomas S. Monson es un profeta de Dios. Yo se que mientras viva el evangelio yo sere bendecida.

Historias personales

¿Podría hablar sobre las misiones de la Iglesia y su participación en ellas?

En Mateo 24:14 dice, “Y sera predicado este evangelio del reino en todo el mundo”. Las misiones de la iglesia ayudar a predicar y compartir este evangelio. Servir una mision es completamente opcional pero es algo que vale mucho la pena. A mi me falta un año y medio para cumplir la edad requerida para las mujeres para poder servir una misión pero se que es algo que yo quiero hacer. En este momento yo me estoy preparando por medio de pasar mucho tiempo con los misioneros para aprender. Yo voy con los misioneros a enseñar a otra gente sobre Jesucristo y esto fortalece mucho mi testimonio.

La manera en que vivo mi fe

Como una mujer joven me gusta encontrar oportunidades para compartir mis creencias pero se que la gente tiene mucha dificultad para abrir su corazón y escuchar. Una manera en la que yo trato de acercarme a los demás y poner una sonrisa en sus caras es a través del servicio. Un ejemplo de un acto de servicio pequeño puede ser tan simple como ayudar a tu vecino mayor a aprender a usar su teléfono inteligente o simplemente sonreír le a un extraño en la calle. Son las cosas pequeñas, como ser amable, las que me ayudan a vivir mi fe.