mormon.org Global
Perla López: Familia, Scout, Estrellas, Dios, Comunicación, Jesucristo, Mormón.

Hola soy Perla López

Acerca de mí

Soy Perla, estudié ciencias de la comunicación y me encanta la lectura. Cuando era más joven fui Scout y siempre que asistía a los campamentos observaba las estrellas. Al verlas pensaba en la inmensidad del universo, y de todas las maravillosas creaciones que pueden haber allá afuera. Con lo anterior algo me quedó claro: Existe un Dios.

Por qué soy mormón(a)

Ese mensaje que cambió nuestras vidas para bien es el Evangelio. En él encontramos varios hechos que reafirman mi creencia de que Dios existe, que él nos ama y quiere lo mejor para nosotros; también podemos saber que somos sus hijos y como tales tenemos la oportunidad de aprender de todas sus maravillosas creaciones. Dios nos otorgó a su amado hijo Jesucristo y gracias a él podemos ser salvos si somos obedientes, guardamos los mandamientos y perseveramos hasta el fin. Nos ayuda a saber que él se comunica por medio de profetas y que toda nuestra vida tiene propósito y dirección. Sé sin duda duda que ellos viven, nos conocen y esperan que podamos volver a morar en su presencia.

Historias personales

¿De qué manera han contestado sus oraciones?

Voy a servir una misión de tiempo completo, esto significa que dejaré a mi familia y todas las comodidades del hogar durante 18 meses para compartir la palabra de Dios. Mi oración fue contestada al saber que el Libro de Mormón es verdadero, que nos habla sobre Jesucristo y su visita a las Américas, y con ello tendré la oportunidad de ir a la misión. Sé sin duda que el dar parte de mi vida en esta obra es una de las formas en cómo puedo agradecer al Padre Celestial todo lo que ha hecho por mí. Nuestras oraciones siempre son contestadas, puede que la respuesta no siempre sea la que esperamos, o que tarde horas, días o incluso años; pero las oraciones son escuchadas y eso es lo que resume que hay comunicación con Dios y que él nos conoce y sabe quiénes somos.

¿Recuerda algún desafío específico en su familia que pudieron superar gracias a los principios del Evangelio?

Mi hermano sirvió una misión de tiempo completo en Monterrey. Mientras él se hallaba compartiendo el Evangelio, mi padre tuvo que ser operado del corazón. La operación era peligrosa, además de que sufragar los costos del hospital, un muchacho en la misión y la familia que estaba en casa sonaba imposible. Mi mamá siempre ha creido que Dios nos ayudará en las circunstancias difíciles, además de que estas cosas pasan por algo. En ese tiempo el principio que más nos ayudó fue la fe en Jesucristo y la ley del diezmo (destinar el 10% de los ingresos). Nunca nos faltó nada: mi padre salió bien de la operación y mi hermano finalizó su misión con éxito, en casa teníamos todo lo que necesitábamos e incluso podíamos guardar para un futuro. Sé que no fue una casualidad que todas esas bendiciones se cumplieran.

¿Puede contarnos acerca de su bautismo?

Tenía 10 años cuando decidí bautizarme. Ya había asistido a la capilla todos los domingos, además de que iba a las actividades que realizaba la Iglesia (excursiones, clases, entre otras). Mi mamá junto con mis hermanos mayores ya se había bautizado. Ellos recibían a los misioneros con frecuencia; y por lo tanto sentía curiosidad sobre lo que ellos hacían. Fue así como ellos compartieron las charlas, en donde me explicaban sobre Jesucristo y su expiación, los profetas y demás. Al terminar las charlas, ellos me invitaron a bautizarme y por propia voluntad acepte. Nunca olvidaré ese momento, sobre todo porque la persona que me bautizó fue mi hermano.

La manera en que vivo mi fe

Gracias a mi experiencia con los jóvenes scouts y con los miembros de la Iglesia, pude y actualmente puedo prestar servicio a otras personas en mi comunidad: ayudar a la gente mayor en sus hogares, ya sea limpiando su casa, visitándolos o escuchando lo que tienen que decir; organizando actividades recreativas y sanas para los jóvenes y adultos jóvenes, invitando a las personas a conocernos y sobre todo, a compartir el mensaje que cambió nuestras vidas.