mormon.org Global
Rosario: Luna, Templo, Sol, Naturaleza, Fotografia, Estrellas, Mormón.

Hola soy Rosario

Acerca de mí

Soy Rosario me encanta ver la luna llena, una noche estrellada, un amanecer y un atardecer es tan hermoso!!!! me llena el corazón de felicidad, de tranquilidad, de paz… es genial !!! Es cuando siento en mi corazón estar más cerquita de Mi Padre Celestial y poder hablar con Él. Con la bendición de Nuestro Padre Celestial complete mis estudios en ingeniería y pude trabajar en lugares que yo no imaginaba. Me relaja mucho sacar fotografías, me gusta caminar mientras escucho música, no bailo muy bien pero lo intento, me agrada ver películas y me llena de mucha energía ver la naturaleza de los paisajes.

Por qué soy mormón(a)

Soy Mormón porque simplemente Soy Feliz… Muy Feliz… el conocimiento sobre Mi Padre Celestial, Mi Salvador Jesucristo y su Plan de Salvación han dado mucha dirección y felicidad a mi vida. Hay cosas que no se pueden describir… que solo se siente… y sabes que es bueno, muy bueno porque eso siento en mi Corazón cuando aplico las enseñanzas del Evangelio Restaurado a mi vida. Por diferentes razones cuando no podía asistir a la capilla de mi barrio por no hallarme en mi ciudad, pude asistir a capillas en otras ciudades y en otros países y conocer a otros hermanos… es Increíble como al entrar a una capilla de Iglesia de Jesucristo de Los Santos de los Últimos Días donde sea, siempre me siento como en casa, me siento segura, a salvo y en el lugar más inspirador que podría estar un domingo!!!

Historias personales

¿Por qué los mormones van a una misión?

Quienes van a la misión, son quienes llegaron a sentir algo tan fuerte en su corazón que no había forma de negar que es algo maravilloso y desean que otras personas lleguen a sentir esa felicidad en su vida y actúan conforme los guía ese sentimiento. Solo sientes que debes hacerlo y lo haces sin mas razones !!!! Es Genial !!!

La manera en que vivo mi fe

Mis padres llegaron a ser miembros de la Iglesia, gracias a unas misioneras que tocaron nuestra casa cuando yo y mis hermanos éramos niños. Llegue a bautizarme a los 8 años y tuve muchas alegrías desde que conocí el Evangelio. Trabaje en la Iglesia con llamamientos que me ayudaron a crecer, especialmente al trabajar con los niños. Estos últimos años, he llegado a estar más cerca de la Iglesia que nunca, he pasado muchas pruebas en mi vida, pero al orar a Mi Padre Celestial, ayunar, leer las escrituras, ir al Templo y la Iglesia he encontrado el rumbo que necesitaba mi vida. Sé que esta vida no es fácil pero tener el conocimiento del Evangelio Siempre me da esperanza y fuerzas para no dejarme vencer por muy difíciles que puedan parecer las pruebas. Con la ayuda de Nuestro Padre Celestial siempre se puede seguir adelante, siempre !!!