mormon.org Global
Eva María Henríquez: Mormón.

Hola soy Eva María Henríquez

Acerca de mí

Actualmente tengo 19 años y soy estudiante universitaria en la carrera de Ingeniería Electromecánica. Me gusta jugar voleibol y flag football. Me encantan los libros, ver películas de cualquier genero, escuchar música, compartir con mi familia y siempre estar para ellos cuando me necesiten. Soy un testaruda pero cuando no tengo la razón acepto mis errores. Tal ves algunos digan que tengo mal genio, pero mi carácter es fuerte, pero soy amable con las personas.

Por qué soy mormón(a)

Hay momentos en la vida que nos definen a cada uno de nosotros, hay momentos cuando sentimos que estamos totalmente, hay momentos felices, hay momentos tristes, sin embargo algo que he aprendido es que en cada uno de esos momentos nuestro Padre Celestial esta con nosotros y Jesucristo nos guía, ese persona que marco la vida de cada uno de nosotros, que nos da una segunda oportunidad, ese es nuestro salvador. Soy mormona porque creo firmemente en ellos, creo en que podemos estar eternamente con nuestras familias, las escrituras me han enseñado sobre como mejorar mi vida y también que nadie es perfecto, que en este largo camino que es la vida vale mas la resistencia que la velocidad, esa perseverancia, cuando caemos volver a levantarnos y nunca desmayar, este evangelio es un mensaje de amor que nos dará esperanza. Hay momentos donde siento mucho el espíritu y he aprendido cosas importantes para mi vida, ese espíritu me ayuda a tomar las decisiones correctas, a seguir al salvador. Ser mormón ha sido lo mejor en mi vida, seguir aquí ha sido la mejor decisión, algunos pensaran que es lo mas difícil mas no es así, solo hace falta un pequeño granito de esperanza para que todo lo demás venga, porque llegara, ya sea en esta vida o en la eternidad con nuestro Padre y Jesucristo.

Historias personales

¿Por qué los mormones van a una misión?

El estar en los zapatos de Jesucristo es uno de los privilegios mas grandes en esta vida, y eso lo hacemos durante la misión. Predicamos, enseñamos, compartimos, somos queridos, también hay algunos que no nos aprecian; pero poder dedicarle ese periodo de nuestra vida al salvador es único, llevarle el evangelio a las personas que lo necesitan en ese momento, que solo te escucharan a ti es único, ver la conversión de las personas es hermoso, lose porque asi me paso y en estos momentos me preparo para servir en una misión y llevarle el mejor mensaje del mundo a aquellos que deseen recibirlo

La manera en que vivo mi fe

Cuando me bautice a la edad de 16 años entre a las mujeres jóvenes como laurel y fui primera consejera de la misma. Apoye dando clases a los jóvenes. Actualmente soy secretaria de la Sociedad de Socorro, además de maestra visitante y futura misionera. Trato siempre de apoyar a quien lo necesita, ayudar a los demás me ayuda crecer espiritualmente.