mormon.org Global
Manuela: Licenciada, Músico, Familia, Firmeza, Paciencia, Humildad, Mormón.

Hola soy Manuela

Acerca de mí

Soy de una cálida ciudad de Colombia, la gente de este lugar es maravillosa, atenta y servicial. Hago parte de La iglesia de Jesucristo de los santos de los últimos días desde mi niñez. Estudié licenciatura el lengua castellana,profesión que me ha permitido conocer parte de algunos libros, estudiarlos, leerlos; gracias a este conocimiento puedo afirmar el gran valor de mi libro preferido, El Libro de Mormón, de un contenido inigualable. Me encanta la música clásica y el tango, uno de los géneros populares más escuchados en mi ciudad. Soy mormona y soy feliz.

Por qué soy mormón(a)

Mi constancia en la iglesia está cimentada en el conocimiento de Dios el padre y en su hijo Jesucristo, la naturaleza, la ciencia, el arte y mi existencia misma es un testimonio de su realidad. Este evangelio es verdadero porque esta centrado en las enseñanzas del ser más lleno de amor: Jesucristo. Sé que el Libro de Mormón es verdadero leer sus palabras me llena de luz y conocimiento. Además tengo la seguridad de que algún día ya dejado mi cuerpo mortal moraré de nuevo con mi familia y podré reconocer sus cuerpos glorificados y sin dolor. Amo el evangelio, en ningún otro lugar he sentido la felicidad y la tranquilidad que allí encuentro.

La manera en que vivo mi fe

La iglesia y pertenecer a ella me ha permitido desarrollar todo mi potencial como persona, he desempeñado funciones como maestra de niños y adultos, además de ayudar en la dirección de la música. Los principios del evangelio me han impulsado ha compartir mis creencias con amigos y compañeros quienes han conocido mi estilo de vida y han decidido aceptarme y respetar mi forma de pensar; ellos han contribuido a mi crecimiento espiritual y personal. La iglesia posee diferentes programas para los jóvenes, entre ellas hay actividades que además de ayudarnos a desarrollar nuestras habilidades espirituales, también nos ayuda a progresar temporalmente y ha cultivar amistades eternas. El servicio es una de las actitudes más nobles de quienes hacen parte de la iglesia, y reconocer lo valioso del evangelio constituye el motor para salir adelante.