mormon.org Global
Crystal Mabell C.: sonrisa soleada, Libros y amores, Familia, Veterana de guerra, Belleza Profunda, Día a día, Mormón.

Hola soy Crystal Mabell C.

Acerca de mí

Soy miembro desde antes de venir al mundo, nací dentro de la Iglesia. Me describo una persona que sonríe todo el tiempo y trata de hacer al mundo un poco alegre, mi lema es "Siempre en tu cara, una sonrisa soleada". Me encanta leer y como consecuencia también escribir; además de eso, soy bailarina, así que pueden imaginarme como un "salto en alegría". Soy universitaria, futura misionera y hermana mayor de una jovencita bastante tímida. Ella es muy especial para mí y la cuido muchísimo, debido a ella he aprendido que la vida puede resultar ser muy dura y tienes que aprender a ser fuerte por ti y por los que necesitan de ti. Todos tenemos en algún tiempo problemas, obstáculos y momentos de profunda tristeza, pero quiero que sepan que todo esto es pasajero, Dios no nos mandó al mundo a sufrir sino a encontrar felicidad a través de sus enseñanzas. Solo sonríele al problema, cree en ti mism@ y en que Dios esta contigo hasta el fin, y todo lo demás vendrá por añadidura.

Por qué soy mormón(a)

Soy mormona, porque nací dentro de la Iglesia, pero a pesar de que mi familia es miembro, nunca se me ha obligado a creer. Soy mormona, porque, aprendí que lo que conocí toda mi vida se tornó mi testimonio. Soy mormona, porque no tengo ninguna duda de que este es el Evangelio restaurado y verdadero de Jesucristo. Soy mormona, porque a través de esta iglesia y sus enseñanzas entendí cuánto valor tengo para mi Padre Celestial, cuán especial soy para su plan; y que siempre habrá una forma de ser salvos: por medio de Cristo. Soy mormona, porque mis creencias me han reafirmado día a día que por muy sola que esté, el Señor está y estará conmigo hasta el fin de mis días. Soy mormona, porque a pesar de no ser perfecta, me esfuerzo por ser digna de la presencia de Dios. Soy mormona, porque sé que soy hija de Dios y creo firmemente en esta obra, Su obra: "llevar a cabo al inmortalidad y la vida eterna del hombre":

Historias personales

¿De qué manera pueden sus propios talentos y dones bendecir a otras personas?

Cuando era más joven tuve una etapa de depresión y baja autoestima, que me impedía ver más allá de mis defectos y mis sentimientos de exclusión y soledad. Gracias a mi familia y a mi Padre Celestial, el Evangelio me abrió los ojos y me hizo dar cuenta de que sí soy especial, sí tengo valor, sí tengo dones y talentos que compartir, y por medio de ellos puedo ayudar a otras personas que alguna vez se sienten como yo lo hice en el pasado, a que brillen, a buscar en ellos mismos y vean cuánto potencial tienen y toda la capacidad del mundo de aprender cualquier habilidad que se propongan desarrollar si esta no es su fuerte. "La luz llama a la luz y juntas se hacen más brillante".

La manera en que vivo mi fe

Debido a que nací y crecí dentro de la Iglesia, tuve la oportunidad de participar de muchas actividades a lo largo de mi vida. He sido directora de música los domingos casi toda mi adolescencia, participé en coros de barrio y de estaca, y soy parte del Coro Mormón de cámara "Voces Unidas" de Panamá. Actualmente soy maestra de niños pequeños de 4 a 7 años, y es maravilloso poder enseñarles. También suelo apoyar a las mujeres jóvenes cuando organizan alguna actividad. Soy maestra visitante, por lo que es un privilegio compartir mi testimonio y sentimientos con miembros que por alguna situación se han apartado un momento de la iglesia y poder ayudarles a regresar, y apoyar a aquellas familias que se esfuerzan todos los días por ser más como Cristo. Siempre trato de ser una buena influencia para todos los que están a mi alrededor, porque se nos manda a ser luz, y el Señor nos pide que siempre seamos ejemplo tal como fue Jesús.