mormon.org Global
Ira: converso, mamá, trabajadora, Mormón.

Hola soy Ira

Acerca de mí

Soy mamá, tengo un negocio con mi marido y personalmente me dedico a la quiropraxia. Participo en un grupo de autovalorizacion. Me gustan las orquideas porque mi madre me enseño a amarlas. Me gusta platicar y convivir con la gente. Mi sueño por mucho tiempo fue tener una casa grande para recibir siempre a amigos. Mi casa no crecio, pero los amigos si. Creo que eso es lo que me hace sentir que ahora tengo una gran casa.

Por qué soy mormón(a)

Yo creia que nunca iba a seguir una religión, porque era mas facil hacer lo que yo queria. Hoy me doy cuenta que es la religión mormona la que me hace mas facil la vida. Es mucho mas facil ayudar a mis hijos para que tengan un futuro dichoso, es mucho mas sencillo tener un matrimonio feliz y estable. Y todo gracias a la religion. Porque te enseña como hacerlo, sin imponerse, todo a base de reflexion y entendimiento. Soy Mormón, porque quiero seguir viviendo. Porque me canse de solo sobrevivir. Hoy sé lo que es vivir y disfrutar de esta vida y de este mundo y de este tiempo. Soy mormón y me encanta serlo con mi familia. Y deseo que tu disfrutes de esta felicidad. La mereces!

La manera en que vivo mi fe

Desde hace poco tiempo, en la iglesia, tengo la oportunidad de convivir con las jovenes. Soy quien organiza todo lo referente a sus clases y actividades. Ellas me han enseñado que la religión mormona es un semillero de madres, profesionistas, creativas, lideres. Mujeres que seran emprendedoras y capaces de hacer lo que muchos hemos tratado de hacer. Un mundo mejor. Estoy segura de que en una comunidad como esta, en la que te enseñan y te impulsan a sacar lo mejor de ti, es la forma en que puedo ayudar a mi hijo a tener una vida digna y estable. La religion mormona me ha ayudado a ser organizada y dedicada. Peromas alla de todo este proceso de ayuda para una mejora en la vida terrenal, me ha dado las bases de como sustentarlo, llevando una vida espiritual real. Antes creia que Jesucristo habia existido y que fué real. Hoy creo que Jesucristo vive, que mi Padre Celestial vive, y eso ha cambiado todo. Hoy no me siento mas sola, me siento escuchada y apoyada. Sé que puedo, confio mas en mi, en mis hijos, en mi esposo y los amo de una forma mucho mas sincera, limpia. Y todo esto es porque lo sustento en el amor a mi Padre Celestial. Y disfruto mucho mas la vida, mucho mas divertida, mucho mas feliz.