mormon.org Global
Juan Fer!: misionero, testimonio, jas, chapin, basquetball, Mormón.

Hola soy Juan Fer!

Acerca de mí

Soy el mayor de cuatro hermanos. Me gusta hacer deporte, escuchar música, leer, ver películas, pasear a mi perrita, y pasar el tiempo con mi familia y amigos. Recién me gradué del colegio y ahora me estoy preparando para servir una mision en Mexico Reynosa. Cuando regrese, planeo estudiar una ingeniera industrial a la vez que comienzo a realizar proyectos como un emprendedor. Tengo muchos deseos de hacer un cambio en las personas que me rodean, en especial aquellos que no tienen muchas oportunidades. Me gusta prestar servicio y conocer a personas nuevas a la vez. Eso me hace muy feliz. :)

Por qué soy mormón(a)

La vida está llena de muchas sorpresas. Y muchas veces no estamos preparados para ellas. Puede haber momentos en los que tropezamos porque sentimos que la carga es muy pesada. Pero a pesar de eso, yo se que podemos levantarnos, sacudirnos las rodillas, y seguir adelante. Eso es lo que el evangelio me ha enseñado. Estoy muy agradecido por ese conocimiento y quisiera poder decirle a todo el mundo que esto es así. Este tiempo que tenemos en la vida es para progresar, no para quedarnos estancados. No veo otra forma en la que yo podría progresar de la forma que quiero afuera del evangelio. Lo que aprendo y la forma en la que lo aplico afectan todos los aspectos de mi vida, aun los que parecieran no tener nada que ver con la iglesia. Tengo la esperanza de que nada malo es duradero y que podré ver mejores días si tan solo soy paciente y persevero. Invitó a los que lean esto a que pongan a prueba el poder de la oración y de las escrituras. Si están buscando algo mejor, esta es la manera. Y si piensan que por ahora estan bien, no se cuanto mas van a ganar. Si lo hacen con verdadera intención, les prometo que no lo van a lamentar.

Historias personales

¿De qué manera el Libro de Mormón le ha acercado más a Dios?

El Libro de Mormón contiene muchas enseñanzas muy valiosas para todos. No importa si soy un niño, o un adolescente, o un adulto o anciano, siempre podré aprender algo nuevo del Libro de Mormón. Este libro me ha enseñado cómo el ser obediente trae bendiciones. Por ejemplo, tiene tantos relatos que confirman el poder de la oración que a uno no le queda duda alguna de su veracidad. Al paso del tiempo, no solo me gustan las historias, sino viene a mi el deseo de saber esas cosas por mi mismo, y entonces oro para saberlo por mi mismo. Allí es donde viene lo lindo de esto. El Libro de Mormón despierta en el lector el deseo de cambiar y de vivir en armonía con los principios que se enseñan en la iglesia, los cuales los llenan a uno de felicidad, y los encaminan a una vida digna de la compañía de Dios. Lo importante es hacer caso a esas impresiones, esos deseos. Al inicio puede ser algo raro (por ejemplo, orar por primera vez si nunca se ha hecho), pero el Padre Celestial nos va a hacer sentir que lo que hicimos es correcto. Y eso me hace muy feliz :)

La manera en que vivo mi fe

Yo tengo la bendición de trabajar con hombres adultos. Me gusta porque discutimos cómo podemos ser un mejor ejemplo para los que nos rodean y también cómo ser más útiles en nuestra familia. La familia debería ser el centro de nuestras comunidades y muchas veces se pierde eso. Por eso es importante ir a la iglesia. Allí recordamos y aprendemos cómo hacer de nuestro hogar un lugar donde todos podemos crecer y aprender. La manera en que yo vivo mi fe es haciendo un esfuerzo consciente y constante por ser mejor. Trato de leer las escrituras y orar todos los días. Uno en verdad se siente muy bien al hacer esas cosas. Pueden parecer pequeñas o insignificantes, pero con el paso del tiempo se convierten en una gran fortaleza y fuente de felicidad. Yo pienso que una de las mejores formas para mantenernos felices es prestando servicio. El servicio nos abre los ojos y nos ayuda a darnos cuenta en verdad de cuán bendecidos somos. Y eso no puede venir sino acompañado de un gran sentido de gratitud y felicidad. Una de las formas en las que presto servicio es saliendo con los misioneros. Ellos se han preparado para ayudar a todos a su alrededor y brindarles felicidad. Tienen la respuesta a muchas preguntas; y nos pueden guiar en el camino correcto hacia las respuestas no tienen. Si alguna vez los ven, saluden! Eso les gusta un montón.