mormon.org Global
Nefi: familia, padres no miembros, desafio, joven, primaria, mision, Mormón.

Hola soy Nefi

Acerca de mí

Soy un joven de 22 años, me gusta como todo joven divertirme con mis amigos, tener actividades que edifiquen mi fe y mi testimonio hacia Cristo, me gusta leer las escrituras, allí encuentro algo nuevo cada vez que las tomo para leerlas y eso me hace feliz. Mis padres no son miembros pero mis abuelos maternos, mi hermana y yo si lo somos. Nuestros padres están felices con lo que somos y ellos llegado a ser mediante las enseñanzas que recibimos en la iglesia aunque ellos aun no acepten el evangelio en sus vidas sé que Dios nos ayudará a que ellos puedan vivir el evangelio de Jesucristo y algún día sellarnos como una familia eterna en el santo Templo.

Por qué soy mormón(a)

No fue fácil para mi tomar la decisión de bautizarme, mis padres no eran miembros, no sabia como explicarles que yo quería bautizarme en esta iglesia; sentía algo de temor hablar con ellos, pero cuando lo hice mi madre supo comprenderme pero mi padre no supo hacerlo en aquel instante y creyó que por alguna razón yo estaba siendo obligado a bautizarme allí por lo que mis abuelos maternos ya eran miembros, luego de conversar con el a mi corta edad de 8 años El supo que realmente era para mi algo muy importante que yo por mi propia cuenta este tomando tal decisión de tan gran magnitud, para lo cual mi padre solo me indicó que si tomaba esta decisión seria para no dejar de ser miembro, sino de serlo de alli para adelante, llegar temprano a la iglesia, leer seguidamente las escrituras, ser un excelente hijo del cual El se sienta orgulloso de ser padre, por increíble que pareciera, tuve una gran sensación de felicidad, me anime incluso de quererle enseñar algo por mas poco que supiera pero me dijo que El aun no se sentía listo para escuchar y yo respeto su decisión. Sé que mis padres algún día no muy lejano se bautizara y junto con mi hermana y yo podremos sellarnos por este tiempo y por las eternidades. Sé que mi Padre Celestial escucha mis oraciones, me da bendiciones, y yo siempre le estoy muy agradecido de restaurar el evangelio en este tiempo y permitirme conocerlo a muy corta edad, y ahora salir a una misión de tiempo completo, le agradezco por la familia que tengo, me aman y yo los amo con todo mi corazón.

La manera en que vivo mi fe

Llegué a la iglesia muy niño, llevado de mano de mis abuelos maternos pude conocer la Primaria en mi barrio, aprendí muchas cosas aún siendo de muy corta edad, el saber del Libro de Mormón e imaginarme como eran las cosas en aquel tiempo fue algo que jamás podré borrar de mi memoria, mis amadas maestras las recuerdo y veo actualmente en la iglesia y cada vez les agradezco por todo lo que me enseñaron en su debido tiempo. Posteriormente a la edad de 8 años antes de bautizarme se me presentaron varios desafíos que pensé que no podría bautizarme pero para el Señor no hay imposibles y pude bautizarme el día de mi cumpleaños. Cuando tuve 12 años recibí el Sacerdocio Aarónico hasta los 18 que estuve en los Hombres Jóvenes, un lugar que como su nombre indica es justamente para nosotros en el cual aprendí muchas cosas que para aquella edad supe que eran realmente importantes y de los mandamientos que teníamos que cumplir para poder ser fuertes en el evangelio, salir a una misión y ser representante de Cristo en todo momento y lugar. A los 18 años recibí el Sacerdocio de Melquisedec en el cual pertenecemos al Quorum de Elderes y fue allí el lugar en el que actualmente me encuentro aprendiendo cada día mas y más de este maravilloso evangelio al lado de mis amigos que desde Primaria tengo, mis mejores amigos. Comparto el evangelio a cuantas personas pueda porque sé que alguna de ellas por medio de mi podrán ser salvos si aceptan el evangelio en sus vidas y hacen convenios con Nuestros Padre Celestial de guardar sus mandamientos, sé que Nuestros Padre Celestial y Jesucristo nos aman y que ellos quieren lo mejor para nosotros.