mormon.org Global
Lynda Prieto: Converso, Misionera, Ecuador, Mormón.

Hola soy Lynda Prieto

Acerca de mí

Amo la música, me gusta mucho leer, soy estudiante de comercio exterior. Amo pasar tiempo con mi familia, la playa, con mis amigos

Por qué soy mormón(a)

Las misioneras tocaron mi puerta, y aunque yo era católica tenía mucha fe en Jesucristo sabía que él es el único Cristo y a pesar de que no comprendía muchas cosas sabía que a pesar de todo deseaba estar cerca de Jesucristo y de mi Padre Celestial. Como todos, tenia mala información sobre los "mormones" y estaba muy distante del mensaje de las misioneras, era inevitable dejar de escucharlas y cuando recibí mi Libro de Mormón no paré de leer las asignaciones que las misioneras nos dejaron y me sorprendió mucho que hablara siempre de Cristo y me gustó mucho eso, empecé a escuchar su mensaje y cuando recibimos mi mamá, mi sobrina y yo la invitación de orar y preguntar si realmente el Libro de Mormón es otro testamento de Jesucristo y si José Smith es un profeta del Señor, oramos cada una individualmente y aparte esperábamos una respuesta en ese momento, pero aprendí que el Padre responde en su tiempo, sólo tenemos que tener paciencia y tener fe en que recibiremos respuestas, vino una impresión a mi mente de que tenía que bautizarme, deseaba seguirle al Señor y saber la verdad, deseaba cumplir su voluntad y recibí respuestas, las misioneras nos sorprendieron un día ellas sintieron la influencia del Espíritu y que tenían que visitarnos, ese mismo día mi mamá, sobrina y yo teníamos en nuestras mentes el deseo de bautizarnos, mamá le dijo a las misioneras el deseo que tenia, cada una expresó los sentimientos que tuvimos y aceptamos unirnos a la Iglesia del Maestro nos bautizamos el sábado 11 de febrero y hasta el día de hoy seguimos activas y sirviendo en la Iglesia.

La manera en que vivo mi fe

Me gusta mucho servir a las personas, amor servir a los demás, puedo sentir el amor de Cristo cuando ayudo a otros. Al salir a visitar con los misioneros me ha ayudado a conocer mejor a las personas y sus necesidades, amo más el evangelio cada vez que veo el cambio que hace dentro de las personas que lo aceptan. Disfruto mucho el estar con mis amigos y disfrutar de actividades edificantes y sanas en las que vivimos de manera virtuosa y podemos divertirnos como el Señor lo ha indicado