mormon.org Global
Isabel Navas Asturias: Mormón.

Hola soy Isabel Navas Asturias

Acerca de mí

Nací de amorosos padres, que han criado al menos a 10 hijos, dos de ellos han vivido con nosotros desde hace algunos años. Soy la 4 hija de mi familia y después de mi hay 6 hermanos mas (3 mujeres y 7 hombres). Desde muy pequeña me han enseñado a desarrollar y aprender todo lo que se pueda¡ además tuve maravillosos ejemplos de este principio, como mi bisabuela que aun de 90 años, ella ayudaba a cocinar, era amante de la lectura de las escrituras y le gustaba ayudarnos a remendar con pequeñas costuras la ropa =) Gracias a este impulso de mis padres, y así como dos de mis hermanos mayores, pude graduarme a temprana edad del colegio, por lo que entre inmediatamente a la universidad con ayuda del FPE. Así que entre a estudiar Derecho. Desde mis inicios de la carrera aunque no estaba del todo convencida de que era mi profesión, súper que por medio de esta podría ayudar a muchas personas, podría ser una madre en Sion y podría además cumplir muchos de mis sueños en la vida. así que llegue a amar mi profesión. 4 años mas tarde pude obtener mi titulo como abogada reconocida por el Estado Costarricense y fue entonces que inicie mis labores. Este mismo año que me gradúe, estaba pendiente de recibir mi llamamiento para ser misionera de tiempo completo. 3 días después, escuchaba *Yo trato de ser como Cristo* y lavaba platos, y SORPRESA! mi llamamiento misional llego! actualmente me preparo para servir en la misión México, Ciudad de México Norte. Nada me hace más feliz! =)

Por qué soy mormón(a)

El Padre Celestial a preparado un plan de felicidad para cada uno de sus hijos! no es solo un plan gigante, sino que cada vida, cada alma, cada persona tiene un plan trazado del cual, si decide seguirlo podrá llegar a ser feliz eternamente unto a sus amados. Se que el Señor es misericordioso pues me dio la oportunidad de nacer en un hogar en el que me enseñan a creer en Jesucristo, y me enseñan a ejercer mi albedrío de manera que pueda recibir bendiciones por las decisiones que tomo. Aún todas las bendiciones que recibo como hija de un Padre amoroso Celestial, me equivoco constantemente, y él sabía que esto pasaría, por esa razón permitió que nuestro perfecto hermano mayor Jesucristo muriera, para darnos a todos los habitantes pasados, presentes y futuros de la tierra la oportunidad y el privilegio de arrepentirnos y volver al camino que nos da felicidad eterna. Además, el Señor aseguró que pudiéramos obtener este plan, así que con muchísimos años de diferencia, nuestros antepasados sacrificaron sus vidas para que en nuestra época tuviéramos las escrituras sagradas. Entre ellas el Libro de Mormón, del cual testifico que es verdadero y se que fue escrito y preservado para nuestro beneficio, para que supiéramos ahora, como reata Jacob, que ellos sabían de la gran obra de Salvación y de la existencia del protagonista de la misma. Am esta obra, amo el evangelio de Jesucristo y lo se, amo al Padre Celestial y se que por medio del espíritu Santo y el ejercicio de la fe podemos obtener la verdad de todas las cosas.

La manera en que vivo mi fe

El Señor nos ha puesto en esta tierra para aprender a servirle y ser felices en el camino. Es por esto que organizo su evangelio, el cual se basa en las obras de amor. De manera que cada uno recibe una labor especial en la cual podrá desarrollarse y principalmente llevar a cabo a obra del Señor. Mi deseo de ser misionera tiempo completo de la iglesia nació en mi penúltimo año de seminario, al tener 16 años. Mi maestra había servido una misión y siembre testificaba con un espíritu grandioso las maravillas de servir una misión. Así que comencé mis planes de preparación. Al terminar mi carrera universitaria me haría a la misión, con 21 años recién cumplidos. El Señor, en su misericordia y conociendo mi deseo de servirle por este medio me permitió enviar mis papeles, según el plan, al cumplir 21 años. estre los 19 y los 21 años de edad pude servir como maestra de seminario, experiencia que atesoro con todo mi ser. he podido aprender incontablemente acerca del Señor y su plan. Además he podido desarrollar un gran amor por los jóvenes seminaristas y sus padres. Particularmente este año (2015) tuve un alumno que se bautizó con su familia a finales del año 2014 y sus padres, aun sin tener mucho conocimiento permitieron que su hijo se inscribiera a seminario. Desde el inicio de las clases matutinas, diariamente este joven asistió acompañado de su padre o su abuela. Cuanta fidelidad! Pude acercarme mas a esta familia y he podido aprender de ellos que aun sin comprender bien debemos ser obedientes al Señor y de esta manera podremos obtener todas las bendiciones prometidas por él. He visto cuan grandes ejemplos son para mi esta familia, su madre los acompaña a leer las escrituras, su abuela los insta a orar y su padre los instruye a mantenerse obedientes aun cuando se deba sacrificar alguna cosa. Así que por medio de ellos he podido ver como se comportan las personas escogidas, humildes y de corazón quebrantado y espíritu contrito. Esta es un obra de amor! =)