mormon.org Global
Flor Amelisa: joven, estudiante, converso, Mormón.

Hola soy Flor Amelisa

Acerca de mí

Soy una joven universitaria y en mi tiempo libre me gusta bailar, sacar fotos y jugar con mi adorada gata Anahís.

Por qué soy mormón(a)

Nací en este evangelio restaurado.¡Que gran bendición! A través de la Primaria y Mujeres Jóvenes fui adquiriendo un conocimiento y mas que eso, un estilo de vida. Al completar el Progreso Personal, un librito el cual contiene metas que me ayudaron a fortalecer mi fe y buscar por mí misma un testimonio de mi Salvador. A la edad de 16 años me comencé a preocupar por las decisiones que estaba tomando, mi futuro y en poner en riesgo que mi familia pueda llegar ser eterna. En ese momento exactamente, comenzó mi proceso de conversión. Comencé a leer El Libro de Mormón y orar mucho para poder entender y sentir en mi corazón si era verdadero y si José Smith, fue el profeta escogido para restaurar el Evangelio de Jesucristo; y si el Profeta actual, Thomas S. Monson era escogido por Dios para ser nuestro mensajero en esta dispensación. No fue hasta que llegue al capitulo 9 del libro de Moroni que comencé a sentir una gran emoción en mi pecho muy fuerte y así como dice en Moroni 10:3-5 me arrodille y pregunte nuevamente estas cosas y recibí una respuesta en mi corazón de que esto es verdadero y es una gran bendición tener este libro testificando de Jesucristo. Al leerlo completo por primera vez pude crecer espiritualmente y tener un deseo muy fuerte de hacer lo correcto. Se que vivo en la verdad y me regocijo por eso.

La manera en que vivo mi fe

Enseño a los jóvenes de 12 a 18 años. Para mi es una experiencia gratificante, donde aprendemos juntos como podemos fortalecernos y vivir rectamente. Se siente muy bien cuando las jovencitas responden a las preguntas sinceramente. En ocasiones me sorprendo porque no parece que una niña de 13 años pueda contestar de esa forma. Ademas como misionera de barrio, salgo mucho con las misioneras de tiempo completo. Al estar tan relacionada con ellas, he podido ver milagros y cambios de corazones. Crece el amor por las demás personas cuando sales a la calle a buscarlas y escuchar sus sentimientos, problemas, y ayudarlos a venir a Cristo. Todo miembro tiene el llamado de prestar servicio al prójimo y somos maestros visitantes, donde vamos a visitar a los hermanos ofreciéndoles nuestra amistad y prestarnos siempre a escucharlos y ayudarles. Lo que queremos lograr es la unión entre todos los hermanos y elevarnos todos juntos.