mormon.org Global
Luis A. Siordia: suicidio, suicidarme, esposa, soledad, perdí, vida, Mormón.

Hola soy Luis A. Siordia

Acerca de mí

Soy un hombre como cualquier otro; nada nuevo, nada sorprendente y que está siempre en la búsqueda de algo nuevo y bueno para mi existencia y así estar preparado para dar algo bueno a las personas que lleguen a toparse conmigo en el transcurso de mi vida. Cada persona en el mundo trae algo bueno, trato de encontrar aquella bonita parte de lo que existe en los seres humanos, y aprender lo bueno de cada uno de ellos en la vida y poder brindarles lo mejor de mí. Me gusta mucho escribir canciones, poemas, libros e ir a surfear, nadar e ir a correr cerca de la playa. Estudio para ser Abogado, ya casi finalizo y así mismo trabajo en un Despacho Jurídico y doy clases particulares de Matemáticas, Física, Inglés y Música; la cual esta última es mi favorita. Me fascinan los y las Gatas. Los animales me gustan tanto, la verdad es que no soy capaz de matar una cucaracha, ya que ellas también tienen un por qué en la vida.

Por qué soy mormón(a)

Toda mi vida, desde pequeño siempre he ido tras la búsqueda de la verdad y sobre todo de Dios. Sentía que debía existir algo que suelo llamar "El manual de la vida". Algo que te dé instrucciones a sobrellevar la vida. Hace poco tiempo quedé sólo en el mundo, no tengo a nada, ni a nadie. Perdí a mi mejor Amigo, mi Hermano, mi Padre, por último a mi Madre y mi Hermana. Siempre fui solitario; desde que estaba en el Jardín de Niños y pensaba que mi vida cambiaría y eso nunca sucedió. Nunca me acostumbré a ver a mi Padre partir; lo veía muy pocas veces, ya que era Oficial de la Marina Mercante Extranjera y Nacional. En ocasiones me preguntaba qué seguía ahora con mi vida, ¿Qué sería lo siguiente que vendría?, ¿Qué iba a hacer con mi vida? y muchas tantas cosas así. Conocí la verdad por medio de las Hermanas Misioneras, que de hecho en alguna ocasión pensé en que esto (mi vida) ya no tenía sentido alguno y me pasó por la mente en quitarme la vida. Gracias a las hermanas misioneras que Jehová Dios las envió y me salvaron la vida. Entiendo y gracias a las Escrituras puedo saber el significado de mi vida. No le pido tanto a Dios; como una Novia, Esposa, Hijos, Hijas o cosas así. Simple y sencillamente permanecer tranquilo y poder predicar el Evangelio de Yehoshúa (El Mesías) a las personas que pasen algún día por el caminar de mi vida...

La manera en que vivo mi fe

Cada que Jehová Dios me lo permite voy a la Capilla a reunirme con los y las Hermanas y siento que es ahí donde creo tener a una familia. Me gusta mucho hablarles a personas desconocidas cuando tengo oportunidad que me encuentro en las calles y estas mismas ya sea se encuentren en una difícil situación o no, a cerca de Jehová Dios y de su hijo Yehoshúa; el mesías o JesúsCristo e intento animarles a seguir, aunque por dentro en ocasiones sienta que me estoy derrumbando dentro de mí.