mormon.org Global
Ryan: esquiar, España, piano, mate, Mormón.

Hola soy Ryan

Acerca de mí

Soy misionero y vivo ahora en el sur de España. Soy el mayor de cinco hermanos. Mi madre nació y creció en Canadá pero he vivido en mucho de los estados unidos. Me gusta tocar el piano y escuchar muchos tipos de música. Me encanta aprender nuevas cosas, sean los ordenadores, el ejercicio, química, o cualquier otra tema. El raquetbol y el esquiar son mis pasatiempos preferidos con mis amigos. No puedo cocinar para nada, ¡pero me gusta experimentar!

Por qué soy mormón(a)

Nací y crecí en una buena familia y me enseñaron el evangelio de Cristo por padres amables, por palabra y por ejemplo. Sin embargo, durante los primeros catorce años de mi vida, no tenía mi propio testimonio sobre el evangelio. Pero a medida que fui creciendo, empecé a notar el impacto de la obediencia en mi vida. Cuando hacía lo que mis padres me decían y guardaba los mandamientos, yo sentía felicidad y paz, y las cosas generalmente andaban mejor. Cuando desobedecía y hacía malas cosas, sentía horrible y culpable, y mi vida parecía empeorar. Por medio del estudio de las escrituras y la oración, llegué a saber por mi mismo que la obediencia a los mandamientos tiene una relación directa con nuestra felicidad. Cuando ponemos nuestra fe en Jesucristo y le obedecemos, recibimos bendiciones, tanto temporal, emocional, y espiritual. Por el contrario, cuando ignoramos los mandamientos, quedamos con la pena y tristeza. Como resultado de este descubrimiento, empecé a cambiarme la vida. Intentaba ser una persona simpática, deshaciéndome de los viejos hábitos, siguiendo las enseñanzas de Jesucristo, y compartiéndolas con mis amigos. Trabajé duro para desarrollar mi propio testimonio aún más por medio del estudio diligente de las escrituas. El evangelio de Jesucristo me ha bendecido más que cualquier otra cosa en la tierra. Sé que por medio de Cristo, podemos ser salvos de todos nuestros pecados. Podemos empezar de nuevo y ser librado de toda la culpa que nos acompaña cuando nos equivocamos. Si nos humillamos ante el Señor y ponemos nuestra fe en Su fuerza, podremos hacer todas las cosas.

La manera en que vivo mi fe

Vivo mi fe al vivir en España por dos años. He sido llamada para servir la gente de España y enseñarles sobre Jesucristo para ayudarles a que cambien sus vidas. He dejado mi familia y mis amigos, mi trabajo y la educación, a fin de guardar los mandamientos y amar a otros. Trato de ser un ejemplo por mis hermanitos y por todos en mis alrededores y mejorar sus días. Estudio las escrituras cada mañana con el propósito de compartirlas con otros por el resto del día. Mientras que hago todo eso, me esfuerzo siempre recordar que soy nada comparado con Jesucristo, y que Él me ha dado todo.