mormon.org Global
Samuel: pianista, bailar, lengua de signos, profesor, gallego, español, Mormón.

Hola soy Samuel

Acerca de mí

Soy un joven adulto alegre y simpático. Estudié Interpretación de Piano en el Conservatorio Superior y ahora soy profesor de música; además, soy el teclista de un pequeño grupo musical. Asisto a clases de baile latino y a clases de lengua de signos española. Me encanta la música, ver películas, sacar fotos, bailar, pasear y conocer gente.

Por qué soy mormón(a)

Toda mi vida he asistido a esta Iglesia, ya que mis padres me educaron siguiendo los principios de la Iglesia, pero siempre me he relacionado con personas de otras creencias y denominaciones. Cuando llegué a la adolescencia empecé a ser más consciente de lo que me distinguía de los demás y que tenía unas normas y principios que mis compañeros no tenían; éso me hizo a sentirme a veces un poco solo o diferente. Habiendo escuchado toda mi vida que Dios escuchaba mis oraciones y que las respondería, decidí ponerme como meta estudiar El Libro de Mormón, meditar en él y orar sinceramente y preguntarle muy específicamente a Mi Padre Celestial (Dios). Quería sentir una respuesta a través del Espíritu Santo. La respuesta no llegó inmediatamente. Cada noche leía, oraba y escribía en mi diario. Finalmente, esa respuesta llegó. Pude sentir que Dios me conocía, y que estaba pendiente de las cosas que eran importantes para mí y que las cosas que había aprendido durante mi vida eran verdad. Ese conocimiento ha ido creciendo con el paso de los años hasta convertirse en un pilar y fundamento de mi vida.

Historias personales

¿Por qué motivos comparte el Evangelio con sus amigos y cómo lo hace?

Me gusta compartir el Evangelio con todo el mundo porque siento en mi corazón que tengo algo que me hace tan feliz y sería un egoísta si no lo comparto con otros. Las personas que nos rodean los consideramos nuestros hermanos y los amamos como tal. La forma en que comparto el Evangelio es tratando de socializar con las personas. Me gusta conocer gente nueva y, en muchas ocasiones, el mismo día en que conozco a alguien ya acabamos hablando sobre religión. Cuando las personas entienden que somos personas normales, los prejuicios que pueden tener con respecto a los "mormones" se van. Invitamos a todas las personas a ver cómo es nuestra Iglesia, y a escuchar a los misioneros y a aprender del mensaje de la Restauración del Evangelio. No hay nada que perder

La manera en que vivo mi fe

Serví como misionero voluntario durante dos años en la ciudad de Los Ángeles, California, predicando el Evangelio, compartiendo el mensaje de la Restauración, ayudando a personas superar adicciones, haciendo servicio, tocando el piano en las reuniones, enseñando a otros misioneros y colaborando con los miembros de la Iglesia allí. Tuve muy buenas experiencias espirituales a nivel personal, conocí mucha personas maravillosas que me han enseñado y dado un gran ejemplo y sentí y vi la ayuda y protección del Señor al servir a otros. Hoy día ayudo frecuentemente a los misioneros en mi ciudad, acompañándolos en visitas con personas que aceptan escuchar su mensaje. Me gusta porque así las personas pueden sentir que los mormones somos personas normales y pueden liberarse de algunos prejuicios. Soy el encargado de tocar el piano durante las reuniones en la Iglesia; creo en el poder que la música tiene para traer buenos sentimientos a los corazones. También me encargo de llevar los registros de los miembros de la congregación.