mormon.org Global
Luisa: Piano, Estudiante, Colombia, Futura Misionera, 19 años, Bucaramanga, Mormón.

Hola soy Luisa

Acerca de mí

Soy estudiante de diseño industrial en una universidad reconocida de mi ciudad y de mi país, quedé en la mitad de mi carrera, y pausé mis estudios para servirle al Señor por año y medio. Sé tocar el piano, lo hago cada domingo en la reunión sacramental de la capilla a la que asisto. Tengo una hermosa familia compuesta por unos padres que me aman y una hermanita a quién le entrego todo mi amor, fui hija única por 11 años, así que mi hermana realmente es una enorme bendición tanto para mi como para mi familia.

Por qué soy mormón(a)

Ser mormón es ser feliz; y de eso estoy segura. Tuve la oportunidad de que mis padres se conocieran en la Iglesia, y por ende yo nací allí y he sido miembro toda mi vida. Desde pequeña se me han enseñado valores y principios los cuales han sido la base para lo que es ahora mi vida. Al empezar mi adolescencia, empecé a tener experiencias diferentes, a tener mayor oposición que la que pude haber tenido cuando era una niña de la primaria, entonces mis pruebas tenían dos opciones, tenía que decidir qué rumbo tomar: si me dejaba guiar por mis amigos que no eran miembros de la iglesia y la tentación de vivir sin tantas normas, o recordar y aplicar el conocimiento que ya había obtenido acerca del Evangelio. Realmente sé indudablemente que mi Padre Celestial me ama, y siempre está dispuesto a escuchar y contestar mis oraciones, sé que Él hará que nuestras debilidades se conviertan en fortalezas a medida que lo busquemos a Él. He aprendido que los mandamientos no fueron dados porque sí, que los mandamientos no son normas sin sentido. Sé que se han dado para nuestro provecho, para que podamos progresar en esta vida, son para nuestro beneficio. Este es un Evangelio de acción, de ser firme, de perseverar aunque los vientos vengan y nos sobrepujen, y nos quieran hacer caer. No es fácil, vienen pruebas, tentaciones, la presión del mundo, de las tendencias, la moda, y demasiadas cosas que están en oposición. Pero esta es la prueba de nuestra fe, el seguir de pie y vivir con nuestros principios y valores, y seguir ese sendero estrecho y angosto que conduce a la presencia del Padre. Soy mormona, porque sé que la Iglesia de Jesucristo ha sido restaurada en los últimos días, porque sé cuál es el plan de nuestro Padre Celestial, porque sé de dónde vengo y a dónde quiero llegar. También sé que TODOS absolutamente TODOS somos hijos de un sólo Dios, de un Padre Celestial que nos ama tanto, que ha preparado el camino para volver a su presencia. Sólo debemos saber buscarlo.

Historias personales

¿Podría explicar la función que desempeña la oración en su vida?

La oración es el medio de comunicación directa con nuestro Padre Celestial. Por medio de la oración podemos hablar con El Señor y expresarle nuestra gratitud y manifestarle nuestros deseos, y peticiones. Sé que Él siempre contesta nuestras oraciones sinceras. Y que es una de las tantas formas que hay de acercarnos a nuestro Padre. Durante el día suelo comunicarme varias veces con mi Padre, y sé que Él es el que me da la fortaleza necesaria para vivir cada día y afrontar este mundo. Sin la oración y esa comunicación tan necesaria para vivir, pienso que mi vida sería muy diferente. Es por medio de su guía e influencia que nuestros pesares se convierten en alivios, y nuestras debilidades en fortalezas.

¿Cómo le ha ayudado el Libro de Mormón a entender el propósito de la vida?

El libro de mormón es otro testamento de Jesucristo. Sé que es verdadero y sé que tiene la misma importancia que tiene la biblia. Se nos ha dado para nuestro provecho e instrucción. El leerlo nos permite tener una guía para nuestros días, nos permite conocer la voluntad del Padre Celestial y de su hijo Jesucristo. Ha sido la fortaleza y me ha dado los mejores consejos para vivir día a día en este mundo que a veces resulta cruel y difícil. El libro de mormón contiene la respuesta a muchas de nuestras oraciones. Y la única forma de comprobarlo es leyéndolo y aplicando sus enseñanzas en nuestra vida. :)

La manera en que vivo mi fe

Ser miembro de la Iglesia de Jesucristo no es tan fácil, en un mundo en el que a lo bueno llaman malo y a lo malo bueno. Cada día es un reto de poder actuar de acuerdo a la voluntad del Padre. No es fácil, pero tampoco imposible. Es evidente que siempre existe y existirá la oposición en esta vida, y hay personas que muchas veces se oponen a mis principios y valores, y los cuestionan; pero tal como siempre me han enseñado, sé que estoy aquí para defender la verdad y la rectitud. Sé que mi Padre Celestial me ama, y prepara la vía para que yo pueda cumplir lo que Él me ha mandado. Sé que no soy perfecta, y que soy un ser humano y por lo tanto me equivoco, pero también sé que Jesucristo vino y murió y resucitó y me ha dado la oportunidad de que yo pueda arrepentirme, obtener el perdón y volver a estar cerca a Él. El Señor nos ha prometido bendiciones a medida que elijamos obedecer a sus mandamientos, a su voluntad; y puedo testificar de ello, porque he visto sus bendiciones y he sentido su amor infinito. Quizá el mundo nos brinde en ocasiones una felicidad temporal, pero puedo asegurar de que no hay ninguna felicidad en el mundo que se compare con el gozo inmenso que se siente el poder seguir a nuestro Padre Celestial. Y la única forma de comprobar esto que estoy diciendo, es viviéndolo :)