mormon.org Global
Romina: Estudiante, Misionera, Familia, Testimonio, Conversión, Fe, Mormón.

Hola soy Romina

Acerca de mí

He sido llamada a servir una misión para La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, cuando regrese estudiaré en la universidad. Provengo de una familia Santo de los Últimos Días por lo que he sido criada junto con mis hermanos en el Evangelio por mis amados padres. Me encanta la danza, la música y todas las artes. Me encanta leer y aprender. Disfruto estar con mi familia y reír con ellos, al igual que con mis amigos, y estar en la naturaleza .

Por qué soy mormón(a)

Siempre he estado en la Iglesia , pero así como una persona que conoce el Evangelio y lo acepta y se une a la Iglesia, tuve que encontrar mi propio testimonio. No recuerdo en que momento de mi juventud fue, ni del lugar y echo, solo sé que mi cuenta que tenía un testimonio de esta Iglesia cuando leía mis escrituras y oraba sin necesidad de que mis padres me recordaran, al estar dispuesta a asistir a la Iglesia sola si se diera el caso, al tener el deseo de aprender más del evangelio y progresar... fue un proceso, es un proceso... nutro mi testimonio cada día de mi vida, al confiar en mi Padre Celestial y Jesucristo , al tener fe al arrepentirme de mis faltas, al leer mis escrituras, orar, asistir a la Iglesia... ¿Por qué soy mormona? Porque busque mi propio testimonio de esta Iglesia y del Evangelio verdadero, oré al Dios para saber si era verdadero, y el contestó mi oración.

La manera en que vivo mi fe

Desde pequeña he participado activamente en el Evangelio y en las actividades en la Iglesia. En mi barrio enseño a los jóvenes acerca de cómo podemos ser mejores discípulos de Jesucristo al seguirle y vivir el evangelio. También soy maestra visitante junto con mi mamá, nutrimos y velamos por el bienestar temporal y en especial espiritual de algunas hermanas del barrio. Como nosotras, estas hermanas que visitamos también son maestras visitantes de otras hermanas, y así sucesivamente nos fortalecemos mutuamente. Es maravilloso servir en la Iglesia, es la única manera de crecer y progresar, a fin de entregarnos por completo a Dios, nuestro Padre Celestial , y llegar a conocerle. Me esfuerzo por leer mis escrituras, en especial El Libro de Mormón y orar cada día de mi vida, cuando no lo he podido hacer oró a mi Padre Celestial pidiendo que me perdone y fuerzas para continuar y seguir adelante. Escribo en mi diario de vida constantemente con el fin de registrar mis experiencias para mi descendencia y estudio el evangelio de Jesucristo. Para defender mis creencias he tenido que ser valiente y respetuosa, y siempre ser alegre y abierta a responder a las preguntas que las personas me han echo. Sé que no siempre es fácil, pero si confiamos en el Señor todo es posible y saldremos triunfantes. " Porque no me avergüenzo del evangelio de Cristo: porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree..." (Romanos 1.16) Ser joven en la Iglesia es una maravillosa experiencia, y tenemos muchas oportunidades de aprender, enseñar y progresar. "Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, en conducta, en amor, en espíritu, en fe y en pureza".( 1 Timoteo 4:12)