mormon.org Global
David E. Cabrales: poesía, misionero, bachillerato, escuchar música, David Cabrales, servicio, Mormón.

Hola soy David E. Cabrales

Acerca de mí

Actualmente estoy a punto de terminar mi bachillerato. Me gusta leer, escuchar música, cantar y escribir poesía. También me agrada el visitar lugares, conocer ciudades y aprender de historias. Me interesa aprender más sobre medicina y su aplicación, aunque yo quiero estudiar contabilidad. Llevo siendo mormón desde mi nacimiento, tengo una hermosa familia que me ayuda a seguir y cumplir con los mandamientos que el padre celestial me ha dado. Amo ser mormón y no lo cambiaría.

Por qué soy mormón(a)

Nací dentro del evangelio por parte de mis padres. Muchos dirían que el estar en la iglesia es por tradición o por que sus mis padres me lo han inculcado y puede que al principio en mis cortos años de vida tenían razón, uno no es tan consciente de las cosas que hace y promete cuando es niño. Sin embargo, a los 8 años me bauticé y por voluntad propia. He pasado momentos difíciles en mi vida y siempre que recurro al Padre el esta ahí para apoyarme; mientras he crecido he ido forjando mi propio testimonio de que Dios vive, ,nos ama y desea que todos vayamos a El. El que yo esté en el evangelio me bendice a entender cual es mi propósito aquí en la tierra y el maravilloso plan que está preparado si nos comprometemos a seguirle y guardar sus mandamientos. Lo mejor que hay en mi vida es el evangelio de Jesucristo y me gustaría poder compartir con todos esta felicidad inmensa que da el adorar a Dios y saber que uno se esfuerza por hacer lo correcto, para poder alcanzar una vida eterna.

Historias personales

¿Podría explicar la función que desempeña la oración en su vida?

Es una función vital, ya que el orar me permite mantenerme en comunicación constante con Dios. Como cuando uno no habla con sus seres queridos, siente que necesita comunicarse y charlar con ellos. Bueno, algo parecido me pasa a mí, necesito hablar con Dios para agradecerle, contarle mis anhelos y preocupaciones: si no lo hago siento que algo me hace falta. Por lo tanto, siempre que oro puedo sentirme tranquilo y saber y sentir que el espíritu de Dios está conmigo, que tomaré las mejores decisiones, estaré protegido y nada me faltará.

La manera en que vivo mi fe

Me gusta prestar servicio en el barrio al que pertenezco, enseño a los jóvenes y en el pasado también enseñé a los adultos. Cuando ayudo a los demás me siento fortalecido y me alegra poder ser un instrumento en las manos de Dios para apoyar a sus hijos. Nuestro Padre Celestial está contento cuando apoyamos su obra y es lo que próximamente yo haré por dos años al prestar servicio y dar a conocer a los demás de las verdades de su evangelio.