mormon.org Global
Aline Gálvez: Mormón.

Hola soy Aline Gálvez

Acerca de mí

Conocí la Iglesia de Jesucristo desde los 15 años de edad, mis tías han sido una enorme bendición en mi vida debido a que por ellas conocí la Iglesia y acepté las pláticas con los misioneros, sin embargo me bauticé hasta que yo tenía 18 años junto con mi hermano y mi padre, mi madre se bautizó meses posteriores. Estoy feliz de poder servir en una misión de tiempo completo; mi familia ha cambiado bastante para bien aunque al principio mis padres no permitían que tomara las charlas ahora somos muy felices, los amo demasiado y sé ahora que toda mi vida tiene en verdad un propósito, sé que existe un ser supremo que nos rige y que nos ama con un amor infinito, sé que Él es literalmente nuestro Padre y espero regresar con mi familia ante su presencia. Sé que todo en esta vida tiene un porqué pero debemos descubrirlo nosotros mismos, claro desde luego siguiendo los consejos de las personas más sabias que Dios nos pone en nuestro camino. Búsquen en su interior y ustedes mismos y su conciencia no les mentir qué es lo mejor para ustedes.

Por qué soy mormón(a)

Soy mormona porque desde que escuché la primera charla con los misioneros supe que esto no era sólo una religión más, supe que ese amor, ternura y paz que ellos me brindaban realmente provenía de Dios; ellos me ayudaron en momentos muy difíciles de mi vida y actualmente no existen muchas personas que hagan eso desinteresadamente, realmente he visto muchos cambios en mi vida, nunca pensé ser tan feliz y no porque cuente con cosas materiales en exceso. He tenido muchas pruebas pero sé porque es el enemigo tentándonos. Como consejo es sólo que sean abiertos y que no juzguen.

Historias personales

¿Cómo le ha ayudado el Espíritu Santo?

Desde mi primera charla con los misioneros y al ellos terminar la primera lección se generan preguntas y hay cosas que van más allá del conocimiento, por lo cual supe inmediatamente que realmente Nuestro Padre Celestial nos daría algo del cual nosotros tuviéramos provecho o que más bien nos ayudara, que nos recordara de dónde realmente es nuestra procedencia, alguien que no nos puede mentir... Y fue ahí cuando se sienten emociones inexplicables, cuando sabes que algo realmente te hace sentir tan bien, posteriormente aprendí que eso que testificaba en mí era el Espíritu Santo que él nos consuela y nos hace hasta cierto punto recordar cosas; cuando este don se recibe es uno de los regalos más preciados que nos ha dado Nuestro Padre Celestial para que no seamos engañados y que a medida que nosotros le hagamos caso sentiremos más paz en nuestras vidas y una mejor conexión con nuestro creador y nuestro hermano Jesucristo.

La manera en que vivo mi fe

En mi corta estadía en la Iglesia he sido muy feliz porque sé que Dios nos pone en retos que sabe que realmente nos fallan como ciertas actitudes, ciertas preguntas, personas que no nos llevamos bien, pero cuando escuchamos lo que debemos hacer y pidiendo nos ayude se que esto sucede y una vez superado el reto vamos a ser muy felices, sé que primero Dios debe probar la fe de los hombres para que después ocurran los milagros, así que debemos tener fe!! y sobre todo defender lo que nosotros sabemos que es verdad :) y no erraremos en la vida .