mormon.org Global
Amy Rubio: violin, fotos, corea, republica dominicana, familia, estudiante, Mormón.

Hola soy Amy Rubio

Acerca de mí

Hola, soy Amy Rubio. Tengo 5 hermanos y me gusta la música clásica. Puedo hablar 3 idiomas y me encanta la cultura coreana. De hecho, estoy aprendiendo coreano. Puedo tocar el violín y algo de guitarra. Me encanta fotografiar personas. Serviré una misión de tiempo completo en México este año. Cuando regrese quiero ir a la universidad. Mi sueño es ir a vivir a Corea del Sur y tener una pastelería.

Por qué soy mormón(a)

Nací dentro del Evangelio. Mis padres conocieron la Iglesia temprano y nos enseñaron los principios. Aún así, en mí creció el deseo de saber por mi misma y oré a mi Padre Celestial. Es asombroso lo eficaz que es la oración! Tan pronto como oré sentí la seguridad de que Jesús vive y que esta obra es verdadera. El Evangelio trae una felicidad que no podemos encontrar en ninguna otra actividad, sentimiento de logro o adquisición de cosas materiales. Da la seguridad de que todo estará bien a pesar de las pruebas y dificultades. Trae paz a nuestro hogar. Todo tiene sentido una vez que comprendemos las doctrinas.

Historias personales

¿Por qué motivos comparte el Evangelio con sus amigos y cómo lo hace?

El Evangelio me hace feliz y deseo que todos mis amigos sean felices también. Es inevitable desear compartir con los demás la enorme felicidad que trae conocer el Evangelio restaurado de Jesucristo, saber que incluso después de esta vida puedo estar con mi familia, que no estamos aquí por casualidad y que toda experiencia que tengamos, "buena o mala", es en realidad una oportunidad de crecimiento. Me esfuerzo por ser un ejemplo con mis amigos, de siempre tener la disposición de ayudarlos en sus dificultades, de animarlos y fortalecerlos en los momentos cruciales. Les hablo de Jesucristo y de cómo la fe en Él marcará la diferencia en nuesta existencia. Les regalo un ejemplar del Libro de Mormon.

La manera en que vivo mi fe

Comencé a salir con los misioneros hace poco y estamos visitando a mi abuela quien no es miembro, a pesar de que el evangelio ha estado en su familia por unos 20 años! Al principio pensé que ella no visitaría la Iglesia pero para mi sorpresa ella ha decidido bautizarse. Estoy tan feliz y emocionada por ella. Estoy muy agradecida con el Señor por haber preparado su corazon. Este año serviré una misión de tiempo completo y al igual que a mi abuela, deseo ayudar a otras personas a recibir el precioso mensaje del Evangelio de Jesucristo.