mormon.org Global
Ariana Aguilera Núñez: Estudiante, Psicología, Testimonio, Amigos, Familia, Mormón.

Hola soy Ariana Aguilera Núñez

Acerca de mí

Tengo 20 años. Soy estudiante de Psicología, voy en mi cuarto año de cinco. Me gusta mucho ver películas y compartir tiempo con mi familia y amigos.

Por qué soy mormón(a)

Si bien he sido miembro desde pequeña, llega un período en la vida en el que cada uno busca nuestras propias respuestas, y así sucedió conmigo. En mi adolescencia (15-16 años) fui un poco rebelde. Tenía la luz de mis padres, ellos fueron quienes pusieron una semilla de testimonio dentro de mi, pero aún no lo sabía por mi misma. Quise investigar y saber por mi misma estas verdades eternas. Y fue así, comencé a leer el Libro de Mormón, participando de las clases y preguntando todas mis dudas. Cuando terminé de leer el Libro de Mormón tenía la invitación de preguntar a Dios si todo era verdad. Me arrodillé y oré. Fue ahí cuando obtuve mí testimonio de que el Libro de Mormón es la palabra de Dios y otro testamento de Jesucristo, en compañía de la Biblia, todo ello me confirma la veracidad de Su Iglesia restaurada. Saber que existieron profetas en la antigüedad, y que hoy tenemos profetas vivientes! Quienes reciben guía e instrucción directa de Jesucristo para nosotros. Al preguntar y sentir las respuestas en mi corazón a cada una de mis preguntas, pude tener la certeza de estas verdades eternas. Pude comprender un poco mejor el plan perfecto de felicidad que Nuestro Padre Celestial preparó para nosotros antes de venir a la tierra. Que todo tiene un propósito, los momentos buenos y las pruebas son para nuestro progreso. Y para que podamos permanecer de acuerdo a su voluntad, y volver a su presencia nuevamente, para vivir felices como familias eternas junto a Él y Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor.

Historias personales

¿De qué manera el Libro de Mormón le ha acercado más a Dios?

El Libro de Mormón está lleno de respuestas, y he aprendido que cuando nosotros queremos hablar con Dios, oramos. Y cuando queremos que Él nos hable, leemos las escrituras. Es un libro perfecto. Nos acerca a Dios porque nos ayuda a conocerle, como actúa, como nos ama, como nos escucha, tenemos infinidades de ejemplos y experiencias de profetas antiguos.

La manera en que vivo mi fe

Soy miembro de la Iglesia desde que nací, he participado como niña, mujer joven y ahora con los adultos. Tengo llamamiento de maestra de Escuela Dominical para jóvenes de 12 a 18 años. Amo mi llamamiento, ya que me permite ayudar a los jóvenes de mi barrio a aprender y disfruto aprendiendo también de ellos, siento que mis experiencias son útiles para su vida, y logramos fortalecernos mutuamente tanto temporal como espiritualmente. Me encanta ser maestra visitante, más porque mi compañera es mamá, he podido aprender muchísimo sobre el prestar servicio a nuestras hermanas con tan solo visitarles, o un abrazo. Realmente Nuestro Padre Celestial y Jesucristo obran de manera sencilla, mediante nuestro ejemplo.