mormon.org Global
Brock Hardacstle: música, familia, teatro, Brock, SUD, mormón, Mormón.

Hola soy Brock Hardacstle

Acerca de mí

¡Hola! Mi nombre es Brock. Soy un estudiante en la Universidad Estatal de Utah. Soy el más joven de tres niños, y amo a mi familia mucho. Me encanta viajar y experimentar cosas nuevas. ME ENCANTA la música. Mucho. He actuado en producciones teatrales, coros y actuaciones vocales, todo lo cual me ha ayudado a magnificar y ampliar esta pasión. Oh, y ¡soy mellizo! Así que eso me hace bastante capo, ¿verdad? Me gusta pensar que soy un muchacho bastante relajado. Me concentro en el día a día y tienden a no preocuparme demasiado cuando puede que haya desafíos en el futuro. Hay algo dentro de mí que me recuerda con frecuencia que todo va a estar bien, y que las cosas van a funcionar por sí mismos. Sé que al seguir los mandamientos de Dios, voy a estar bien, Por supuesto, eso no significa que todo será de color rosa todo el tiempo, pero sí significa que puedo ver que lo bueno y lo malo que entren en mi vida son una parte necesaria de mi viaje para volver a vivir con mi Padre Celestial.

Por qué soy mormón(a)

Tuve la bendición de haber nacido en una familia SUD muy fuerte. He tenido la oportunidad de haber sido enseñado la palabra de Dios desde que era joven, pero me esfuerzo por obtener un testimonio más fuerte y convertirme cada vez más en el evangelio. Yo soy un mormón porque creo que el Libro de Mormón es la palabra de Dios, al igual que la Biblia. Increíble, lo sé. Pero creo que no hay manera de que José Smith, un hombre que creció como un simple campesino con poca educación, podría haber inventado tal libro, a menos que estuviera guiado por el poder divino. Las enseñanzas dentro de este inspirado libro son para ti y para mí. La vida no es fácil. Pero al ser un Santo de los Últimos Días puedo saber de dónde vengo, por qué estoy aquí, y adonde voy. Tengo un propósito. Debo venir a Cristo, ser perfeccionado en Él, e invitar a otros a hacer lo mismo. Al hacer esto, he sentido la paz y la fortaleza, que me ha ayudado cuando los tiempos se ponen difíciles. Ser partícipe del evangelio restaurado me ha dado un esbozo para convertirme en mi mejor yo, y me esfuerzo todos los días por tomar decisiones que me permitirán convertirme en eso. Vivir el Evangelio restaurado de Jesucristo me ayuda a saber que Dios me ama y es paciente conmigo. Sé que soy una persona muy imperfecta, pero también sé que Dios es paciente conmigo mientras cambio para convertirme en un seguidor perfeccionado. A medida que progreso, puedo ser consolado con el conocimiento de que Él está feliz con los pasos que estoy tomando, aunque parezcan pequeños y lentos.

Historias personales

¿Podría hablar sobre las misiones de la Iglesia y su participación en ellas?

Yo serví una misión de dos años en Buenos Aires, Argentina. Las misiones son diseñadas de acuerdo con el mandato divino de compartir con el Evangelio con todo el mundo. Pero -y estoy seguro de que todos los demás misioneros fieles me apoyarán en esto- la misión es un medio por el cual Dios nos bendice mucho más de lo que nosotros podríamos dar a otros mientras servimos. Creo que al cumplir yo mi misión, realmente llegué a saber que el evangelio de Cristo es la manera en que recibimos la verdadera felicidad. Y sea que una persona tenga dificultades por el pecado o por su circunstancia, las enseñanzas de nuestro Salvador pueden cambiar para mejor, y si actuamos con fe, veremos milagros en nuestras vidas.

La manera en que vivo mi fe

La Biblia afirma que la fe sin obras está muerta (véase Santiago 2:17). ¿Cómo vivo mi fe? Sencillo. Siguiendo los mandamientos se me han pedido que siga: ir a la iglesia, pagar el diezmo, visitar el templo, y vivir tan correctamente como pueda. También demuestro fe leyendo el Libro de Mormón y la Santa Biblia y aplicando sus conceptos. Dios no quiere que la gente siga ciegamente; Si eso fuera el caso, Él no nos hubiera dado tantos libros de escritura (y libros que son tan grandes) para estudiar y de los cuales aprender! Él quiere que aprendamos por nosotros mismos y pongamos sus palabras a la prueba (véase Alma 32:27). A medida que lo hagamos, nuestra comprensión se ampliará, llegaremos a amar a Su Palabra mucho más, y nuestra certeza de que Él vive será fortalecida.