mormon.org Global
José: estudiante, familia, universitario, ateo, mormon, amigos, Mormón.

Hola soy José

Acerca de mí

Estudio administración en la universidad y soy un buen estudiante. Soy aficionado al cine y sobre todo a las películas de ciencia ficción. Me encanta aprender nuevos idiomas, me gusta escuchar música en inglés, me fascina ver hermosos atardeceres, pararme bajo la lluvia y sentir el viento en mi rostro.

Por qué soy mormón(a)

Soy miembro de la Iglesia de nacimiento, fui criado desde pequeño haciendo oraciones, asistiendo a La Iglesia y siendo bautizado a los 8 años. Sin embargo, a los 12 años nos alejamos de La Iglesia. Debido a que a esa edad sólo iba los domingos a la capilla porque me llevaban no le tomé importancia. Después empecé a estudiar y a leer muchos libros de varios temas llegando incluso a pensar que no existía un Dios. Pasamos por situaciones muy tristes y empecé a desobedecer la Palabra de Sabiduría. Creía que me hacía feliz al ser aceptado por los "amigos". Sin importarme que odiaba su sabor, su olor y lo que le pasaba a mi cuerpo después. Mi familia estaba a punto de disolverse cuando los misioneros nos visitaron nuevamente, pero yo no quería ni escucharlos. Mis padres y mis hermanas decidieron ir nuevamente a la capilla, pero yo no. Un domingo noté que mis padres y mis hermanas estaban tan felices y unidos que no recordaba haberlos visto así jamás. Me dieron muchas ganas de acompañarlos a la capilla. Fui con ellos y aunque al inicio me sentía raro a ellos les dio tanto gusto que no les importó fuera vestido informal. Al llegar se habló sobre algo que me hizo reflexionar que no quería pasar el resto de mi vida así, que quería algo mejor, algo que uniera a mi familia y me hiciera una mejor persona. Aunque siempre he tenido muchos Libros de Mormón en mi casa nunca había yo leído más de 5 páginas. Pero yo empecé a leerlo, a asistir a la Iglesia todos los domingos, y a hacer oraciones. Pedía saber si de verdad Nuestro Padre Celestial nos escuchaba y que si el Libro de Mormón era verdadero. Mis oraciones fueron contestadas unos domingos más tarde al escuchar al Obispo leer un pasaje del Libro de Mormón, sentí en mi pecho y en mi alma que él hablaba con poder de Dios y no dude más. Desde entonces sé que mi Padre Celestial escucha mis oraciones, me ayuda, me guía, pero más importante sé que me ama y yo también a Él.

La manera en que vivo mi fe

Actualmente organizo actividades para los hombres adultos jóvenes, siempre procuro que sean muy divertidas, me pongo a pensar en qué es lo que me gustaría hacer a mí y qué es lo que generalmente nos divierte. Por ejemplo: los partidos de futbol; basquetbol; voleibol o incluso organizamos campamentos al aire libre con fogatas, salchichas, elotes, juegos, historias, chistes, etc. No paramos de reír. Además de compartir estas experiencias con los miembros de la iglesia también invitamos a personas que no lo son, para que puedan ver que somos personas normales como todos y que también pasamos momentos informales y sobretodo muy agradables con excelente compañía.