mormon.org Global
Mariana: futura misionera, universitaria, joven, soltera, felíz, profesora, Mormón.

Hola soy Mariana

Acerca de mí

¡Estoy a punto de terminar mi carrera! Me encanta dar clases y prestar servicio a los niños en la escuela en la que trabajo, ¡es en definitiva el mejor trabajo que he tenido! Me gusta mucho la música electrónica, me encanta bailar y siempre busco la música con la mejor letra, la que me inspire o que tenga algún mensaje positivo, disfruto de leer cómics, me gusta siempre pensar en cuales son las motivaciones de los superhéroes, sus historias y sus valores, por otro lado disfruto salir a pasear con mis amigos, aunque soy hija única tengo varias amigas y amigos que puedo considerar eternos. Me gusta bastante aprender de las hermanas de la Iglesia, siempre puedo encontrar ayuda en sus consejos y enseñanzas. Estoy preparándome para servir una misión de tiempo completo y quiero ya salir a compartir sobre el Evangelio a las personas que estén listas para recibir la mejor noticia, que como a mi, ha impactado de una manera muy positiva en mi vida :D Una de mis mayores metas es poder formar mi propia familia, fundada en las enseñanzas de Jesucristo. Ser fiel observadora de sus enseñanzas y tener la oportunidad de compartir la influencia positiva del amor que Nuestro Padre nos tiene a cada persona que esté a mi alrededor.

Por qué soy mormón(a)

Por que un día decidí que no había nada que me impidiera hacer y seguir lo correcto, que Dios me ama y espera grandes cosas de mi y que por medio de todas las enseñanzas y la aplicación de estas en nuestra vida diaria, podemos aumentar nuestra esperanza, experimentar gozo y tener una perspectiva positiva en todos los aspectos de nuestra vida. Por que tenemos la capacidad de elegir, y yo elegí seguir las pautas de Jesucristo. :)

La manera en que vivo mi fe

Algo que me encanta sobre lo que se nos enseña en la Iglesia es el servicio. Poder ofrecer ayuda a la gente, un oído atento, un abrazo oportuno, compartir una experiencia, tal vez un chiste o buen consejo. El entender que todos pertenecemos a una familia enorme como hijos de Dios nos hace amar, ser tolerante, respetuoso y atento con todas y cada una de las personas que nos rodean. Si bien no es una tarea fácil, puesto que todos somos diferentes, el ejercicio constante de la fe, hace esto posible,