mormon.org Global
Jorge J. Coronado: mision, trompeta, Santiago, contabilidad, isla de pascua, familia, Mormón.

Hola soy Jorge J. Coronado

Acerca de mí

Nací de muy buenos padres, en el pequeño y lindo Ecuador. Crecí aprendiendo acerca del evangelio verdadero junto con mis padres, y hermanos. Me gusta la música, especialmente la instrumental; y tocaba la trompeta (o al menos lo intentaba). Soy el hijo mayor del hogar, y me gusta jugar, y pasar tiempo con mis hermanos. Me gradué del colegio estudiando contabilidad, y me gustan los chistes y bromas sanas. Pero lo que más me gusta es ser misionero, y hablar con todas las personas que encuentre. Actualmente sirvo en la misión Chile, Santiago Norte; y ha sido la experiencia más valiosa que he tenido :)

Por qué soy mormón(a)

Crecí con buenos padres que me enseñaron a vivir el evangelio de Jesucristo en mi juventud. Me bauticé cuando tenía 8 años, y he permanecido activo en la iglesia. Conforme fui creciendo, las pruebas de la vida empezaron a llegar como es común entre las personas, pero apliqué lo que había aprendido de mis padres, y en la iglesia para superar los problemas; y a medida que crecía, el testimonio fue creciendo a mi lado, y fue porque acepté vivir los mandamientos de Dios, los cuales me protegieron durante mi juventud. Hoy en día, elegí ser misionero, para compartir mi testimonio, con cuantas personas pueda. No puedo decir a las personas qué creer, pero puedo compartir con ellos lo que yo creo.

Historias personales

¿Podría hablar sobre las misiones de la Iglesia y su participación en ellas?

Hoy en día soy misionero de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Y nuestro objetivo (el de los misioneros), es invitar a todos a venir a Cristo, por medio del evangelio de Jesucristo, que son sus enseñanzas. Dejamos a nuestras familias por 2 años, para ayudar a las personas a vivir con Dios y sus familias por tiempo y eternidad, es decir, aún después de esta vida. Debido a que Jesucristo mandó a sus discípulos a predicar su evangelio a todas las naciones, nosotros voluntariamente ahorramos y postulamos para ser misioneros. Creemos que todos somos hijos de Dios, y por lo tanto, que todos tenemos derecho de escuchar este mensaje en el cual creemos, e invitamos a todas las personas, en cualquier parte del mundo, a escuchar este mensaje, que traerá bendiciones reales, y felicidad eterna.

La manera en que vivo mi fe

He sido miembro SUD toda mi vida, y hace un año di mi paso de fé, en dejar 2 años a mi familia, y servir en una misión de tiempo completo. Esta experiencia me ha ayudado a reconocer el testimonio acerca de Dios y Jesucristo, que siempre he llevado dentro, y al compartirlo, mi testimonio ha crecido, gracias al servir en una misión. Yo sé que estoy en el camino correcto, y sé que Dios me ama; y que desea que todos sus hijos nos volvamos a Él.