mormon.org Global
Aldo Israel: Mormón, Mormón.

Hola soy Aldo Israel

Acerca de mí

Asisto a instituto 3 veces a la semana, asistí y terminé mis estudios preparatorios. Me levanto y salgo a correr por las mañanas, mientras mis padres trabajan. Tengo intereses "normales", como cualquier joven de mi edad, según lo veo yo, escucho música, navego en Internet, salgo al cine, con mis amigos de la iglesia, etc., sin embargo también asisto a la iglesia, a instituto y ayudo a mi obispo -como secretario financiero de barrio- en lo que se me requiera, y esto último no interfiere con mis actividades cotidianas o viceversa. Tengo una excelente familia a quien amo y actualmente me preparo para servir en una misión.

Por qué soy mormón(a)

Me bauticé a la edad de 8 años. En ese tiempo mi comprensión del evangelio era muy limitada, sin embargo he aprendido a amar la verdad del evangelio y sigo "adelante con fe", gracias al apoyo de mis padres, mis amigos en la iglesia y a Mi Padre Celestial.

La manera en que vivo mi fe

Soy miembro de la iglesia desde que nací, me bauticé a la edad de 8 años, y desde entonces, no he conocido otra verdad sino la que mis padres, con mucho esfuerzo y amor, me han enseñado a vivir. Mi familia y yo oramos todas las noches, leemos "El Libro de Mormón" del cual hemos aprendido un sinnúmero de formas y caminos para seguir a Nuestro Señor Jesucristo, de igual manera que los hay para apartarse de Él, sin embargo, mis padres siempre me han mostrado el camino que debo tomar y soy sumamente bendecido por eso. Como secretario financiero de mi barrio he aprendido a administrar de cierto modo -valiéndome de la redundancia- las finanzas de mi hogar, así como las propias. Al apoyar a mis líderes y maestros, así como a mi Obispo y Presidente de Estaca, he aprendido cómo llegar al corazón de mis jóvenes amigos que se han apartado o que han extraviado su camino, he sido bendecido con el apoyo de mis amigos y líderes en tan laboriosa tarea. He tenido la oportunidad, en alguna ocasión de ayudar a personas que pasan -o han pasado- por problemas graves, aún como las pruebas que a lo largo de mi corta vida he tenido que pasar y es sumamente satisfactorio el verles volver al camino, una vez que se han arrepentido o han cambiado alguna conducta en su vida; tal como salir de paseo los domingos, o ir a hacer las compras; actividades que, claramente no catastróficas en ningún modo, sin embargo, no dejan de ser incorrectas. He aprendido muchas cosas a lo largo de mi corta vida, y en gran parte se lo debo a mis padres, mi obispo, mis amigos, pero sobretodo a Mi Padre Celestial, quien siempre está dispuesto a ayudarme siempre, que siempre está ahí cuando necesito una respuesta. Doy testimonio de esto, porque lo sé, lo he sentido... "Soy mormón, lo sé, lo vivo y me encanta". :)