mormon.org Global
Amairany: Converso, Mormón.

Hola soy Amairany

Acerca de mí

Me gusta disfrutar de la compañía de mi familia y amigos, el poder reír o llorar con ellos, escucharles y servirles. Considero que estas son las maneras en las que puedo demostrarles mi amor, pero sobretodo es una manera muy especial en la que igual siento el amor de Dios hacia mi y hacia cada uno de sus hijos. ¡Me encanta bailar! En cuanto a deportes, el basquetbol es mi favorito y me gusta mucho jugar cuando es posible. Dentro de poco serviré una misión de tiempo completo, mi objetivo será invitar a otras personas a venir a Cristo y llevarles este mensaje de amor y esperanza, ¡eso me hace muy feliz!

Por qué soy mormón(a)

Soy Mormona porque el momento adecuado habia llegado. Yo no he sido miembro de la iglesia toda mi vida. Me bautice a la edad de 14 años el 20 de febrero del 2010 junto a mi mama y mi hermana. Mi familia y Yo conocimos el evangelio en el año 2000, cuando los misioneros se acercaron a nuestra puerta para compartirnos el mensaje del Evangelio Restaurado. Cuando los misioneros empezaron a enseñar las lecciones en mi hogar, mi mama había sentido el deseo de bautizarse, pero el temor a que se presentaran conflictos familiares hizo que pospusiera la fecha de su bautismo. Diez años después, en enero del 2010, se volvió a presentar la oportunidad de escuchar a los misioneros. Todo fue de una manera inesperada, pero no dudo que sucedió en el momento indicado. Estoy segura que en ese momento el espíritu nos testifico obre la veracidad de las cosas que habíamos leído y escuchado, pero sobre todo nos testificó acerca Jesucristo y su expiación. Al estar pensando en cuanto a las razones por las que tuvieron transcurrir tantos años para que pudiéramos aceptar la invitación de bautizarnos, pude comprender que el tiempo del Señor es perfecto y que quizás nosotros no entendamos el por qué suceden las cosas, pero el Padre Celestial siempre sabe las razones. Actualmente estoy muy agradecida por el haber conocido el Evangelio Restaurado en el momento indicado, he podido sentir la compañía del espíritu quien me testifica que en verdad soy una hija de Dios, que tengo un potencial divino y que me ama, confío en el sacrificio expiatorio de Cristo y en su poder redentor, mi fe en Jesucristo me ha dado una perspectiva más elevada y eterna, la cual brinda esperanza a mi vida. Sé que mi Padre Celestial y Jesucristo viven, y que nos han dado un plan perfecto para que podamos regresar a nuestro Hogar Celestial. ¡Soy Mormona porque eso me hace inmensamente feliz!

Historias personales

¿Por qué los mormones van a una misión?

Nosotros como miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos días creemos y somos testigos de que el evangelio de Jesucristo nos brinda felicidad, es por ello que deseamos compartir este mensaje con las personas que amamos y aquellas que nos rodean. Sé que no hay ningún temor, problema, circunstancia ni dificultad que no pueda sobrellevarse con el amor del Salvador. Es por ello que anhelo dar a conocer este mensaje de esperanza y amor, y es por ello que deseo servir una misión de tiempo completo, porque amo a mi Salvador y estoy infinitamente agradecida por su Sacrificio expiatorio. Serán 18 meses en los que serviré con todo mi corazón, alma, mente y fuerza al Padre Celestial y seré un instrumento en sus manos para invitar a todos a venir a Cristo.

La manera en que vivo mi fe

¡Me encanta vivir mi fe día a día! Esto puede hacerse en diferentes formas, en diferentes lugares y con diferentes personas. Vivir mi fe día a día no es algo monótono o aburrido, al contrario, es un estilo de vida muy activo e incluso divertido. La manera en la que mas disfruto vivir mi fe es mediante una sonrisa, ya que de esta manera puedo contagiar de una energia positiva a los que me rodean. Eso es lo que el evangelio hace en mi vida, me hace muy feliz y me gusta mucho compartir esa felicidad con los demas.