mormon.org Global
Ari Garzón: Ari, Garzon, Mexico, Brasil, Estados Unidos, Mision, Mormón.

Hola soy Ari Garzón

Acerca de mí

Me llamo Ari Shazer Garzón López. Nascí en la ciudad de Mexicali, cerca de la frontera con California, EUA. Soy miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días desde que nascí. Mis padres fueron los primeros en tener contacto con la iglesia cuando eran jóvenes y desde entonces se han esforzado por enseñarme principios correctos. Por vivir cerca de la frontera con Estados Unidos, tube la oportunidad de visitar los estados de California y en Utah. Sé hablar inglés y aprendí el portugues gracias al servicio que estoy prestando como misionero en Brasil. Por dos anõs estaré sriviendo a mi prójimo y compartiendo mis creencias con el pueblo brasileño. Me gusta el futbol, correr, escuchar música y leer. Me gusta ver seriados y ir al cine.

Por qué soy mormón(a)

Soy mormón porque los principios en los que creo y y en los que me esfuerzo por vivir me traen satisfacción personal. Me siento muy bien en la iglesia y también cuando salgo de ella. Las actividades, las reuniones los domingos, los principios, en fin, todo llena mi vida de alegria y de sentimientos buenos. Sé que lo que vivo y sigo es correcto porque experimenté personalmente, porque vivo lo que se enseña en la iglesia y pudo ver por mi mismo que es la verdad y el camino cierto. Nadie me convenció para ser mormón y no quiero convencer a nadie, pero si invito a todos a experimentar personalmente lo que vivimos y en lo que creyemos. Asi como yo sé poderan saber personalmente que el camino cierto esta en la tierra y que Dios habla en estos tiempos a profetas en la tierra como en la antiguedad, para guiarnos atraves de los males que acontecen en el mundo hoy. Hagan la prueba y prometo que sentiran en su corazón la veracidad de esta iglesia.

La manera en que vivo mi fe

Mis creencias hacen parte de quien soy. Creo mucho en que debo vivir a cada dia los principios que aprendo en la iglesia y no solamente cuando estoy ahi. Jesucristo nos invita a ser como Él es y vivir de la manera que el enseñó. Ser un discipulo de Cristo no es fácil pero también no es una carga para mi. Encuentro las mayores alegrias al seguir el ejemplo de mi Salvador. Voy cada domingo a la iglesia para adorarlo, mantengo una lectura diaria de las escrituras, inclusive El Libro de Mormón, y tengo una comunicación constante con mi Padre Celestial a traves de la oración diaria. Tengo un testimonio personal de que al esforzarme por hacer todo lo que mi Redentor pide recibiré de su ayuda para transformarme en el ser que el quiere que sea.