mormon.org Global
Kimberly: Misionera, Hija, Justa, Sonriente, Preparandose, Esperanza, Mormón.

Hola soy Kimberly

Acerca de mí

Suspendí por un tiempo mis estudios para hacer lo que más me hace feliz, y en mi caso lo que más me hace feliz es la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, pero me encanta ver películas, series de TV, no soy una deportista innata pero me encanta el voleibol, la natación y la gimnasia. Me gusta la física y las matemáticas junto con todas aquellas materias que tengan que ver con matemáticas. No soy muy cariñosa pero cuando quiero a alguien lo demuestro de mi manera.

Por qué soy mormón(a)

Soy mormón porque mis opciones eran ser del mundo o vivir en el mundo, y siendo una niña de ocho años pensé que ya había muchos del mundo, que quería ser diferente, pero al crecer mi testimonio se fortaleció y no solo comprendí que ya no era del mundo si no que no debía de ser como el mundo. Encontré respuesta a todas las preguntas que tenía, soy mormón porque comprendo que vivir en el mundo solo es un estado probatorio, vivimos en la Tierra con ciertas normas que la iglesia nos enseña, y si no podemos cumplir con esas pequeñas normas, no podremos cumplir con las normas del Padre. Soy mormón no solo porque amo al Padre Celestial y a Jesucristo, también porque tengo una mira divina que en otras iglesias no enseñan, soy mormón porque lo que me promete La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es algo divino y dulce a mi vista, además ninguna otra iglesia lo promete. Ser salvos, viviendo con nuestro Padre Celestial y Jesucristo y con toda nuestra familia digna. Tengo un analo extremo de llegar al juicio final y que Jesucristo me diga: "Siervo fiel, sobre poco haz sido fiel, sobre mucho te pondré, entra en el gozo de tu Señor"

Historias personales

¿Por qué motivos comparte el Evangelio con sus amigos y cómo lo hace?

El evangelio no es una parte de mi vida, es mi vida, sin el evangelio yo no seria quien soy ahora y realmente mi vida es realmente increible, la adoro, por eso me encanta compartirla, quiero que las personas sientan y vivan la felicidad y tranquilidad que solo el evangelio de Jesucristo da, uno sabe que hay muchos peligros en el mundo y que nadie esta exento de vivir una mala experiencia, pero el conocimiento da poder, y saber que aunque puedas estar pasando un momento dificil siempre y de verdad siempre, el evangelio te da animo para todo, todas las preguntas, todas las heridas, si abres tu corazón y pides una respuesta ó un alivio a tus penas el Señor telas da y en su iglesia siempre encontraras lo que estas buscando, respuestas y alivio. Compartir el evangelio no es sencillo, nunca lo es, hablar de algo que te hará cambiar tu vida de una forma increiblemente asombrosa a cambio de cambiar todos tus habitos que no sean apropiados en cuanto a la ley de Dios y tu religión no es facil, lo sabemos, lo hemos experimentado, aunque sabemos que no es imposible porque lo hemos superado, pero por eso estamos cerca, paso a paso, sabemos que pueden caer en viejos habitos y en mi caso el evangelio es algo muy presiado y no lo desperdicio con alguien que se que no lo tomará encerio, eso es lo dificil de nuestra parte, pero todos tienen el derecho a conocer la verdad e igual todos tienen el derecho de rechazarlo y cuando eso pasa, es un sentimiento espantoso, asi que el ejemplo para mi lo es todo porque si se interesan y preguntan, son los que el Espiritu esta con ellos, y para ellos es más facil que vean la verdad.

La manera en que vivo mi fe

Yo no soy una persona que es muy cariñosa, pero mi amor lo demuestro con actos y no específicamente con abrazos, besos y palabras de cariño, si alguien necesita de mi, trataré de ayudar. Soy una joven que ve el gran amor del Padre Celestial hasta en las mínimas cosas, amo mi vida tal y como es, tengo alegrías y aflicciones como todos en la Tierra, pero trato de ver las pequeñas alegrías en las aflicciones y vivir plenamente las alegrías. No se exactamente que quiero estudiar, pero suspendí mis estudios para servir al Señor y compartir lo más importante en mi vida, lo que me hace feliz y lo que me ha hecho ser quien soy. Aunque no tenga bien en claro que quiero ser en la vida, tengo bien en claro que quiero ser y hacer por mi eternidad, así que viviré en esta Tierra rigiéndome con la mira puesta en mi Padre Celestial. No tengo miedo, tengo confianza en que si me esfuerzo siempre tendré un camino con un destino eterno.