mormon.org Global
Milton Marín: Obispo, Crossfit, Kickboxing, Martial arts, Abogado, Película, Mormón.

Hola soy Milton Marín

Acerca de mí

Desde muy joven inicié mi entrenamiento en artes marciales y junto a mi esposa, desde hace 10 años, tenemos en nuestra ciudad una academia de artes marciales y deportes de contacto. Estudié leyes, soy abogado y notario público. Lo que más disfruto de ser abogado, es ayuda a las parejas a casarse. Ser parte de algo tan importante que recordarán toda la vida es muy especial. Mi esposa y yo dedicamos muchas horas a entrenar, dar clases y competir. Pero sabemos, que lo más importante son nuestros hijos, así que también tenemos muchas actividades con ellos y pasamos mucho tiempo en familia. Al fin de cuentas, ningún éxito en la vida compensa un fracaso en el hogar. Reconocemos que para ser felices debemos de tener un equilibrio en todas las cosas: lo que nos apasiona, los deportes, las clases, nuestros negocios, nuestras responsabilidades en la iglesia y nuestra función de padres y esposos.

Por qué soy mormón(a)

Naci de buenos padres, en un hogar donde se me inculcó desde el nacimiento los principios cristianos. A pesar de ser mormón toda la vida, tuve que desarrollar un testimonio por mi mismo. Paso a paso, con paciencia, sirviendo a otros, reflexionando y preguntando a Dios, mi fe en Jesucristo y su Reino son fortalecidos día a día. El ser mormón es una gran responsabilidad y una gran bendición. En un mundo lleno de dudas, tener un evangelio claro y sencillo hace nuestro viaje de regreso a la presencia de Dios mucho más seguro y lleno de paz.

La manera en que vivo mi fe

Vivimos el evangelio en nuestro hogar, en nuestro trabajo, en nuestros negocios y en dónde sea que estemos. No nos avergonzamos de lo que creemos, ni lo escondemos. Por otro lado, nos encanta que nos conozcan, que nos pregunten sobre nuestras creencias y poder compartir con otros. Tenemos amigos ateos, protestantes, judíos, católicos y de otras religiones, y siempre nos hemos llevado muy bien con ellos. Creemos que al ser respetuosos y tolerantes, todos podemos aprender de las cosas buenas que tenemos. Siempre hay más cosas que nos unen que las que nos separan. Soy Obispo en mi congregación ( pastor ). No soy nada perfecto, pero me esfuerzo por ayudar y servir a otros en sus intentos de acercarse a Dios y a Jesucristo. Al ayudar a otros, ellos bendicen mi vida. El servir es un privilegio.