mormon.org Global
Sheila: sheila, estudiante, comunicadora, anime, dibujar, felicidad, Mormón.

Hola soy Sheila

Acerca de mí

Me gusta pasar tiempo con mi familia, somos una familia muy grande. Me encanta la cultura popular asiática. Disfruto mucho dibujar, cocinar y sobre todo ver películas. Estudio comunicación social, me fascina el arte-poesía visual. Actualmente me preparo para servir una misión.

Por qué soy mormón(a)

Soy mormona porque amo a mi Salvador, y sé que tenemos un Padre celestial amoroso. Tengo un testimonio muy fuerte de esta iglesia, sé que es verdadera, y que a lo largo de mi vida, a pesar de las pruebas, desafíos y aflicciones que tenga, podre soportarlas, porque el Señor, y Dios me conocen, y nos ayuda, prepara nuestro camino, y que el espíritu santo, nuestro gran consolador, nos ayuda día a día. Obedeceré y serviré a mi Padre, estoy agradecida infinitamente por cada una de sus bendiciones.

Historias personales

¿Puede contarnos acerca de su bautismo?

Tenía ocho años, y la verdad no recuerdo mucho de ese día, solo cuando vi a mi papá bajar conmigo hacia la pila, y sumergirme en la cálida agua. "Estas bien hija?" me pregunto mientras me secaba los ojos... "Estoy feliz" le dije.

¿Recuerda algún desafío específico en su familia que pudieron superar gracias a los principios del Evangelio?

Mi nacimiento. Yo nací a los seis meses de gestación, y muchos de los doctores quienes atendían a mi madre a diario les aseguraban que no podría soportar el parto, ya que corría el riesgo de mi madre como también la mía. Mis padres siempre me cuentan que gracias al apoyo de todos los miembros del barrio asi como del distrito (en ese tiempo), sintieron que debían seguir luchando, oraron mucho, ayunaron mucho, pidieron al padre que pudiera venir a esta tierra. Y así fue, nací e inmediatamente me colocaron en una incubadora por casi tres meses. Los doctores y enfermeras testifican de un milagro, así como también de mi salud. Aseguraban que podría tener problemas de motricidad, respiración o gastrovasculares, mis días podrían estar contados. Pero una vez más mi padre, y el poder del sacerdocio estuvieron allí. Amo contar mi historia al nacer, porque sé que mi Padre Celestial me dio un propósito y misión en esta vida, luche mucho para estar aquí hoy, vivir y saber de él y de mi salvador Jesucristo es el mayor gozo que puedo tener.

La manera en que vivo mi fe

Estoy agradecida por poder servir a los más jóvenes y niños, las experiencias que uno vive junto a ellos son muy especiales, es donde uno aprende mucho más a lograr ser como nuestro Padre Celestial quiere que seamos, mansos, humildes, todas las cualidades que tiene un niño. En el mundo trato de ser un buen ejemplo para los demás, amo vivir el evangelio de Jesucristo.