mormon.org Global
Joan Esteves: Familias eternas, converso, Libro de Mormón, COLOMBIA, fe, humildad, Mormón.

Hola soy Joan Esteves

Acerca de mí

Ahora soy un representante de Jesucristo, al estar sirviendo en la mejor misión del mundo en Colombia Bogotá - Norte, dejé mis estudios de administración de empresas para dedicar mi tiempo al Señor, me encanta leer las escrituras, me gusta jugar ajedrez, me esfuerzo día a día por entender y vivir el evangelio, al principio fue difícil, pero al venir a la misión pude entender realmente la razón por la cual estoy aquí, y quiero que todas las personas entiendan y sientan lo mismo que yo, que el evangelio es la mejor manera de vivir en la tierra.

Por qué soy mormón(a)

Cuando era niño, a pesar de mi corta edad, siempre tenía la idea de que había algo después de esta vida, a los 10 años escuché a los misioneros, sentí un sentimiento acogedor cuando me hablaron acerca del plan de salvación, de que Dios había preparado algo para cada uno de nosotros, sentí que todo era verdad y decidí bautizarme, no ha sido fácil seguir este camino, pero confieso que las bendiciones son muchas, más de las que merezco diría yo, he podido ver un cambio no sólo en mí, sino también en mi familia, ahora al tener la oportunidad de servir al Señor, siento cada día su amor, y me esfuerzo por ser merecedor de ese amor, mi sueño es poder seguir fiel siempre en este evangelio.

Historias personales

¿Qué bendiciones ha recibido por medio de su fe en Jesucristo?

No habría números para contar todas las bendiciones que he recibido de Nuestro Padre Celestial, pero creo que el más importante es de que ahora sé a quién y como adorar, el tener fe para mí, es poder vivir de acuerdo como Dios quiere no como nosotros queremos, el conocimiento que he adquirido ha sido por fe, primero he creído y luego entendía, para mí creer en Cristo es lógica, cada duda que he tenido, se han ido aclarando, ahora puedo decir sin ninguna duda que la mayor bendición es saber y no creer que Jesús es el Cristo, el Hijo del Dios Viviente y que murió por cada uno de nuestros pecados y dolores.

La manera en que vivo mi fe

Al servir a los demás, y poderles testificar de las verdades que hoy en día se han restaurado a través de un profeta. Sé que Dios no hace acepción de personas, al leer, orar y vivir el evangelio he podido sentir el amor de Dios, a pesar de las pruebas y tribulaciones siempre he tenido esa esperanza de que todo estará bien, agradezco a Dios por todo cuanto tengo y lo seguiré haciendo hasta el fin de mis días.