mormon.org Global
Jazmin: Mormón.

Hola soy Jazmin

Acerca de mí

Me encanta la carrera de educación especial, estudié un año de la licenciatura, y ahora me preparo para servir en una misión de tiempo completo. Me gusta mucho enseñar a los niños, porque aprendemos mucho de ellos. Como pasatiempos leo libros de ficción, aventuras, también me gusta leer las escrituras, las mayores enseñanzas las recibo de los libros canónicos.

Por qué soy mormón(a)

Se sin ninguna duda que el Padre Celestial nos ama, y desea que vernos felices. El evangelio de Jesucristo a sido restaurado por José Smith, a la edad de ocho años pregunte si era esta la iglesia verdadera, aunque era muy pequeña, sentí que debía bautizarme que estaba haciendo lo correcto. Al pasar los años pasamos por pruebas y momentos difíciles pero, Dios siempre esta allí para ayudarnos, no puedo negar los milagros que a obrado en mi vida, me a dado un cuerpo, una familia, el privilegio de poder ser miembro de la iglesia, tener amigos, por todo estas cosas y muchas más estoy agradecida. Cuando leo las escrituras puedo ver también cuanto me ama, y como ama a todas las personas, Cuando Jesucristo estuvo en la tierra se efectuó el sacrificio expiatorio siendo este infinito, puede salvar a todos si tenemos un corazón dispuesto, y nos arrepentimos. Ir a la iglesia me hace feliz, tengo buenos amigos y puedo gozar de la compañía del espíritu allí. El poder del sacerdocio a bendecido mi vida y de muchos otros, ya que los hombres dignos lo poseen y son de la confianza de Dios y se que yo también puedo confiar en ellos. Siento en mi corazón cuando oró, presto servicio o leo las escrituras que Cristo vive, y podemos regresar a vivir con Él, y ser como el lo es.

La manera en que vivo mi fe

He participado en el programa de indexación e historia familiar. Es muy especial realizar mi árbol genealógico e invitarlos a asistir al templo. En una ocasión visitamos mi compañera de maestras visitantes y yo a una hermana muy querida por el barrio, aunque ella es activa, tenia algo de temor, ya que deseaba que el mensaje llegara al corazón de la hermana, y no le pareciera aburrido o repetitivo. Pero al dar la lección se sintió un espíritu muy especial, y al terminar la hermana nos compartió su testimonio y nos dijo: cuando ustedes llegaron pensé " que me podrán enseñar estas dos jovencitas hoy", y desde el momento que cantamos el himno pude sentir el espíritu muy fuerte, el corazón de la hermana fue conmovido y pudimos sentir que el espíritu estaba allí.