mormon.org Global
Jairo: Mexicano, Escuela, Deportes, Estudiante, Mormón.

Hola soy Jairo

Acerca de mí

Soy una a persona a la cuál le gusta estar siempre haciendo algo, me gusta ayudar a las personas, en especial en la escuela, ya que aprendo rápidamente y se explicar lo que hago, por lo cuál resulta útil esa habilidad que tengo para ayudar a otros compañeros en la escuela, me gusta aprender cosas nuevas y pongo mucho interés cuando aprendo, me gustan y se me dan todas las materias escolares, por lo cuál tengo muchos reconocimientos por mi aprovechamiento escolar, en pocas palabras, podría decir que me gusta la escuela. Me gusta hacer deporte, en especial jugar con mis amigos y aunque no siempre ganemos, siempre nos divertimos, que para mí es lo más importante, ya que al final es solo un juego. También me gusta hacer ejercicio, en especial correr y trotar por largo tiempo. Además me gustan los juegos de estrategia, no importa si es un juego de mesa, de cartas, etc. Me gusta todo lo que tenga que ver con hacer un plan y ponerlo en acción. Me gusta bailar aunque no lo haga muy bien, pero me encanta intentar nuevos pasos. Me gusta hablar con las personas y hacer nuevos amigos, ver que tenemos en común y ver sus necesidades y como les puedo ayudar. Me gusta participar en obras de teatro, ya que a la gente le encanta como actuó y las imitaciones que hago, me gusta leer, en especial las escrituras (como la Biblia, el Libro de Mormón, etc.), aunque también me gusta leer otros libros que me entretengan. Pero sobre todo esto, lo que más me da felicidad es saber que soy un hijo de Dios.

Por qué soy mormón(a)

Desde que era pequeño asistía a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y aún siendo un niño escuchaba a las personas decir que la Iglesia era verdadera, que el Libro de Mormón era verdadero y que José Smith había sido un Profeta llamado por Dios. Sinceramente en aquel entonces yo no entendía porque decían eso, pero a mí me gustaba ir a la clase de los niños (La Primaria) y ahí escuchaba de como nuestro cuerpo y nuestro espíritu se juntaban para ser el alma y que cuando muriéramos, se separarían como un guante de una mano, pero que llegaría el día el que nuestro cuerpo y espíritu se volverían a juntar otra vez para no separarse jamás y que gracias a Jesucristo y el sacrificio que realizo por todos nosotros esta promesa era para todos. En aquel tiempo no sabía ni entendía muchas cosas, pero había algo ahí que me llamaba la atención, y eso era nada más y nada menos que la paz que uno puede sentir cuando esta aprendiendo el Evangelio de Jesucristo y aquello que yo sentía dentro de mí era el Espíritu Santo, el cuál me hacía sentir que lo que hacía era bueno y por eso me daba ese sentimiento. Poco a poco fui creciendo y aprendiendo más y más sobre Jesucristo y Nuestro Padre Celestial por medio del Libro de Mormón, hasta que finalmente oré para saber si todo lo que había aprendido era verdad y entonces recibí mi respuesta y ahora puedo decir sin dudar que Dios es Nuestro Amoroso Padre Celestial y nos conoce y que por ese amor que nos tiene envió a su hijo Jesucristo para que fuera Nuestro Salvador, que José Smith en verdad fue un Profeta de Dios y que tradujo el Libro de Mormón, el cuál contiene la plenitud del Evangelio y que en el Libro de Mormón se habla del ministerio de Jesucristo en las Américas, sí el mismo Jesucristo que vino a Jerusalén también visitó América después de haber resucitado, se todas estas cosas, e invito a quién no tiene un testimonio que oré con verdadera intención al Padre en el nombre de Jesucristo para saber si esto es verdad.

La manera en que vivo mi fe

He sido misionero de rama, por lo cuál he visitado a muchas personas junto con los misioneros de tiempo completo, actualmente soy secretario en mi rama y me estoy preparando para salir a una misión de tiempo completo, en la cuál iré a predicar el Evangelio de Jesucristo a las personas con no lo conocen para que sean bendecidas, serviré por dos años en la Misión México-Cancún, en la cuál no me pagarán, sino que iré por mi propia voluntad a dar a conocer a las personas la verdad del Evangelio restaurado de Jesucristo. Este es un ejemplo de servicio, pero además normalmente me gusta servir a las personas, o en otras palabras ayudarlas sin esperar recibir nada a cambio siempre que veo una oportunidad de hacerlo, las maneras en que uno puede servir a los demás son muchas, pero algunos ejemplos de lo que yo hago pueden ser ayudar a personas que no conozco o ayudar a mis compañeros en la escuela, pero también ayudo a mi familia en lo que yo pueda, así como a mis amigos, en fin a todas las personas que me necesiten y que yo pueda hacer algo por ellas simplemente lo hago sin esperar nada de ellos, porque sabemos que cuando estamos al servicio de los demás estamos al servicio de Dios, y cuando uno sirve de corazón a las demás personas, se puede sentir tranquilo y feliz por lo que esta haciendo, ya que uno se puede dar cuenta que es útil a las demás personas y así la felicidad se duplica, ya que al servir no solo estas feliz tu mismo, sino que también las personas a las que ayudas ven que lo haces con verdadera intención y también ellos se ponen felices. Además de prestar servicio, leo las escrituras todos los días para aprender más día a día sobre Jesucristo y sus enseñanzas, también hago mis oraciones todos los días, en las cuáles expreso mi gratitud y mis necesidades a Nuestro Padre Celestial, en el nombre de Jesucristo, además voy a la Iglesia todos los domingos para reunirme con otras personas y ahí (en la Iglesia), juntos nos fortalecernos y aprendemos más de Jesucristo.