mormon.org Global
Mauricio Ariel Mtz.: Benemerito, Exalumno CEBA, Futuro misionero, Mormón.

Hola soy Mauricio Ariel Mtz.

Acerca de mí

Tengo 18 años, me encantan los videojuegos, cantar mientras me baño, amo ver peliculas e ir al cine, me gusta participar en cualquier deporte pero prefiero el basketball y el tenis, soy una persona relajada, a veces un poco flojo, soy el tipo de persona que no se rinde hasta conseguir lo que quiere, antes era muy penoso y me daba miedo "el que dirán" con el tiempo he aprendido a vencerlo, me gusta pasar tiempo con mis amigos y familia, comenzaré mi misión en Octubre. Soy el hermano mayor en mi familia y amo mucho a todos los integrantes de ella en especial a mi hermana que es como mi mejor amiga al mismo tiempo.

Por qué soy mormón(a)

Cuando era un niño asistía a la iglesia porque me llevaban, obedecía los mandamientos porque me decían que lo hiciera, decía que tenia un testimonio porque veía que los demás lo hacían, en realidad hacía las cosas por costumbre y no por convicción, supongo que como todas las personas llegó un momento en el que me pregunte porque era que hacía todas estas cosas, un momento donde comencé a buscar, a leer, a actuar y compartir por mi mismo, esto no fue todo,sin embargo fue algo muy importante dentro de mi conversión, pero les puedo decir que lo que más me ayudo a saber que la iglesia es verdadera, que Dios vive y que vale la pena obedecerlo, fue Él, al orar y pedir su ayuda, al buscar sus bendiciones, las impresiones del Espíritu y al hacerlo con fe confiando en Él estas llegaban y fue ahí cuando obtuve mi testimonio, que Dios vive, nos conoce, que nos escucha pero más importante, que nos ama. ;D

La manera en que vivo mi fe

La forma en la que vivo mi fe no es algo de solo los domingos o con actividades especiales, en realidad la vivo todos los días y en todo lo que hago, siempre tengo presentes mis principios y normas que he aprendido dentro de la iglesia porque se que al obedecerlas no solo hacemos lo correcto sino que también llevamos una vida más feliz y de la mejor manera para nosotros, de la manera que Dios espera que lo hagamos.