mormon.org Global
JOSÉ LEONIDAS MANTILLA VARGAS: JOSÉ LEONIDAS, MEJOR EMPRESA, DOCENTE, FELÍZ, FELIZMENTE CASADO, BUCARAMANGA, Mormón.

Hola soy JOSÉ LEONIDAS MANTILLA VARGAS

Acerca de mí

La Iglesia me ha enseñado a priorizar mi familia, a disfrutar tiempo juntos con mi amada esposa, leemos cada día en familia el Libro de Mormón, tuvimos el privilegio de criar tres hijos los dos mayores Misioneros retornados de la Iglesia, Oscar Leonardo sellado por la eternidad a Sara y padres de Avril, Danilo José, sellado a Miranda y Manuel Alejandro aún soltero. Hemos centrado nuestras actividades en familia, nos gusta el buen cine, los paseos, salidas a comer, viajar, gozamos visitar los Templos de nuestra Iglesia, conocemos algunos de Estados Unidos, Perú, Ecuador, Panamá, Mexico y en nuestra amada Colombia. Soy un privilegiado al gozar de una pensión después de haber trabajado por mas de veintisiete años en una empresa petrolera, la cual se constituyó en una gran bendición, habiéndome proporcionado a mi y a mi familia de Estudios Universitarios, desarrollo profesional e incluso estudios especializados. Al priorizar la Familia y la Iglesia, se me ha prodigado la posibilidad de servir, lo que ha engrandecido mi alma al entender que de esta manera obra Nuestro Padre Celestial. Soy ahora Coach, Consultor e Instructor de empresas y en la Iglesia presto servicio al lado de mi Amada Xiomara a los Jóvenes Adultos Solteros de nuestro Barrio, de Igual manera trabajamos comoMisioneros de Servicio a la Iglesia como Coordinadores de Misioneros de Servicio a la Iglesia asignados a Recursos Humanos del Área Sudamérica Noroeste.

Por qué soy mormón(a)

Soy Mormón, soy feliz, la Iglesia me ha enseñado a vivir un estilo de vida diferente, atesoro mi familia, amo profundamente a mi Esposa, me encanta leer del evangelio porque esto me da herramientas para mi vida, soy feliz de vivir el evangelio restaurado porque da sentido a mi vida, disfruto cada una de las actividades de la Iglesia porque allí encuentro a Seres Humanos que se esfuerzan como yo por ser cada dia mejores, Me esfuerzo por andar por este sendero tal vez el menos transitado porque lo asumo como un reto personal al edificar mi caracter lo que me ha hecho mas fuerte espirtualmente y ha sido maravilloso que como resultado soy alegre, me siento libre y seguro. A menudo las personas con las que tengo ocasión de interactuar, expresan generosas palabras de reconocimiento hacia mi actitud, hacia lo que les inspiro y les hago sentir, lo que me invita a mejorar y a comportarme genuinamente, sin necesidad de querer agradar a los demás, sino a ser yo mismo.

Historias personales

¿De qué manera podemos desarrollar mayor armonía en nuestro hogar?

No hay mayor oportunidad de amar que prestar servicio, en casa es el mejor lugar de entrenamiento y práctica, es allí donde se recibe la mejor instrucción, al emplear el tiempo juntos para compartir, para enseñarse mutualmente y al demostrar caridad, lo que implica ser pacientes, ser amables, ser bondadosos...como consecuencia lógica estaremos viviendo en armonia, lo que hará que las bendiciones del cielo lleguen, el Espiritu Santo les acompañará como prueba fidedigna de la misericordia de Dios.

La manera en que vivo mi fe

Tuve el privilegio de a mi corta edad de 18 años, presté servicio como misionero de la Iglesia de JESUCRISTO de los Santos de los Últimos Días, lo que se constituyó en factor determinante de mi carácter, me hizo entender el valor del servicio, de la educación y de la enseñanza. Con el fin en mi mente, me esmeré con ahínco por capacitarme y trabajar; como hecho de la causalidad fui aceptado por la mejor empresa de Colombia, conseguí estudiar mi carrera universitaria y tres especializaciones, he prestado servicio en entidades de carácter solidario y social, he sido líder comunitario y gremial, no obstante todas estas oportunidades de servicio las considero menores comparadas con la oportunidad de servir en la Iglesia a mis hermanos, desde la enseñanza a niños de nueve a once años, a jóvenes y jovencitas, a jóvenes adultos solteros y a los adultos, de igual manera he gozado de la confianza de mis lideres para dirigir y aconsejar. Me encanta planear, organizar, dirigir, enseñar, cantar, bailar, reír, jugar y todo eso lo he podido realizar en las actividades de la Iglesia con los diferentes grupos de hermanos.